Archivo de la etiqueta: Sociedad

Reseña a los Críticos de Arte

La crítica de arte tiene como estructura fundamental el conocimiento histórico que posea el crítico así como su sensibilidad para percibir lo que ve. Con unas gotas de estudios gramaticales, como la antesala para crear una  receta y deleitarse con un buen plato, tendríamos que obtener una crítica bien hecha.

El problema comienza cuando esta premisa del buen crítico se ve “aderezada” por las necesidades geopolíticas, económicas o sociales, que tengan a bien sopesar  las personas dedicadas a este noble oficio.

Aquí caemos en la “Critica Desinformativa”, invariablemente, que nos deja como resultado final un escrito insulso, sin fuerza, carácter o lección. Para que exista desinformación es necesaria una intención. Sin intención de desinformar no hay desinformación.¿Para qué? En el contexto artístico, para justificar artistas, y obras, bajo saleros chauvinistas como compadrazgos, afiliación política, modas pasajeras o, peor aún, cumplir órdenes editoriales.

La “Crítica Desinformativa” tiene a la crítica de arte, y sus críticos, al borde de la desaparición y en el último escalafón del Mundo del Arte. Al perder tiempo, o letras, en estas metas a cumplir se olvidan los críticos desinformativos de la memoria histórica tan importante para juzgar cualquier cosa en este mundo nuestro. Esta carencia de método para efectuar una crítica, relega a los artistas que no son amigos del crítico, o del jefe del mismo, a un estadio de desesperanza y aislamiento.  Llenar esta olla de olvidos con una sola cucharada de mezquindad ha sido la receta de este plato, donde los comensales muestran más ansias de chupar la teta del poder rápidamente que darse el tiempo de apreciar la mesa, el mantel o la selección de vinos.

El perder un artista así como instaurar en la gente la idea de perpetuidad de la palabra “elite”, nos cierra la posibilidad de traer actores y espectadores a esta tragicomedia. Esta crónica de una muerte anunciada retrocede, levemente, al llegar a la Galería una horda no invitada por nadie. El precipicio se aleja.

Hoy vivimos una revolución en el mundo del arte, la llegada del Internet y su posterior masificación, comenzando el siglo XXI, abrieron las puertas a otras voces, y manos, que pavimentan el camino al cambio. Escondidos, secuestrados, mutilados, abortados o borrados por la elite antecesora estos parias del sistema lograron sacar la voz y darnos las directrices a seguir.

Directriz que nos presenta un mercado del arte ligado a lavados de dineros o especulación financiera más que propuestas culturales. Directriz que nos abre los ojos, por décadas cerradas, presentándonos la triste realidad: un mercado del arte lleno de personajes mediocres.

Asolapándose en cuartuchos de Ministerios de Cultura, están los funcionarios públicos custodios de las arcas gubernamentales de la que chuparan cobrando comisiones a sus amigos “artistas”.  Artistas carentes de todo talento que no sea el del buen manejo social y del tráfico de influencias. Guarecidos tras sus canales televisivos periodistas, más preocupados de engullir rápidamente canapés (antes que se acaben) en inauguraciones de Exposiciones sin interés, fomentan la desidia, con comentarios más futbolísticos que artísticos, colocando notas a los artistas o hablando de la vestimenta de los mismos. Los críticos en revistas de arte tienen que hablar bien de sus patrocinadores, que son los que pagan la publicidad de sus hojas y los que finalmente les dan de comer.

Todo esto sale a la luz con la llegada de esta horda, engendrada con seres callados desde el paleolítico de la crítica de arte, que aportan dos elementos  fundamentales, uno es el relevo generacional que da tiraje a esta chimenea cultural tan envejecida y estática. El otro es el cambio de rumbo, obligado, que deberán ejercer los diferentes medios de comunicación para no perder espectadores o lectores. Estas son las nuevas armas en esta revolución del modo de ver, hablar o criticar arte. Presentará en escena artistas, de la mano con nuevos críticos, con propuestas que marginaran a los mediocres. Nos llevará a un nuevo elitismo, el elitismo de la creatividad y del talento. El elitismo que nunca debimos perder u olvidar. Todo esto cautelado por el mejor jurado de todos: la gente de cualquier parte.

Claro que la llegada de estos nuevos críticos virtuales nos trae la contradicción, cualquiera hoy puede opinar como cualquiera presenta sus obras al mundo. Cualquiera. Creo, sin embargo, mejor esto que lo anterior. Será el público el jurado encargado de culpar o alabar esta crítica democrática. Con un abanico de ofertas es fácil crear interés en la gente, el interés se traducirá en hablar más de arte y verlo que debería ser, en definitiva, el propósito de cualquier persona que ame el arte.

Immanuel Kant da las pautas a seguir en “Critica del Juicio” con la frase: “el método critico suspende el juicio…”. Pero aquí se tiende a olvidar lo que sigue del análisis: “…con la esperanza de alcanzarlo”. Este olvido, comparable a la ironía socrática: “yo solo sé que nada se…” omitiendo siempre “… pero aun supero a la mayoría que ni siquiera sabe esto”, desvirtúa la premisa inicial. Judith Butler reflexiona en “Qué es la Crítica”: “la crítica excede la suspensión del juicio y  precisamente en esa suspensión del juicio la crítica no retorna al juicio, sino que inaugura una nueva práctica”.

Se crean dos figuras: la anulación y  la reinvención, que  corresponden a la contradicción del bien o del mal bajo parámetros subjetivos, como es el juzgar obras de arte bajo una mirada personal. Contradicción que podría llevar al sumun de la idiotez, o atrevimiento, al tratar de traducir en palabras escritas lo planteado bajo un idioma de formas visuales, por otro autor. En esta simbiosis artista/critico – obra/crítica se puede analizar el nexo entre cada uno y la total dependencia que tiene cada cual del otro. No es posible la aparición y evolución de alguno sin el otro.

Fue necesaria la total destrucción de la crítica de arte, por las manos asesinas de sus críticos institucionales, para llegar a este estadio de renovación de ideas, que abrirá las puertas de los artistas que demuestren talento.

Acá uno de los mayores listados de blogs de arte en castellano: https://arteyartistas.wordpress.com/blogs-de-arte/

Jaime Bayly en NTN24 / No escupas al cielo

Jaimito jamás ha sido santo de mi devoción, algunas veces me divierte otras me aburre pero anoche me dejo perplejo. Debo confesar este jaque baylyniano, no puedo concretar en mi cabeza si esta burlándose de todos o simplemente pasó a ser otro títere de esos hombres del poder.

El periodista peruano Jaime Bayly debutó en la televisión colombiana este mes de noviembre, ante su abrupta salida del canal Mega TV (Miami), por quejarse en cámara de lo poco que le pagaban.

Tenía ganas de ver un poco de irreverencia, polémica, ironía y todas esas acciones anti establishment que nos dejan un buen sabor.  Sintonicé el canal NTN24 y esperé el comienzo de “Bayly” a las 10 de la noche (hora de Bogotá) ayer jueves 19 de noviembre de 2009. Perplejo quedé de ver este hombre dedicarse a criticar una sola cara de la moneda, está bien tirarse en picada contra Chávez pero creo necesario argumentar un poco más la crítica, de una manera más inteligente sin palabras que pueden ser usadas de la misma manera de forma contraria. Escupiendo al cielo… Me explico…

Criticó la gordura del presidente venezolano, Jaimito mírate al espejo para darte cuenta que mejor te quedas callado en esos terrenos de gimnasios y dietas. Criticó el odio acérrimo salido de la boquita chillona del venezolano. La única diferencia con tus propias palabras Jaime, es la forma pausada de las mismas pero escupen la misma virulencia y mala leche. Criticó al canciller venezolano Nicolás Maduro por tener un lapsus confundiendo nombres y quedándose callado.

Jaimito, perdiste tu calma habitual cuando te sorprendimos gritando “cambien la imagen” en ese intento de mostrar un video censurado de Enrique Iglesias. Nunca vimos la imagen de un Iglesias masturbándose, perdimos la ocasión tan buscada por ti de ver lo sacro con lo profano unidos por la mano del hombre, sin duda merecía que perdieras los estribos.

En este punto lo único rescatable del programa: cuando Bayly acusa a su nuevo canal de censurarlo. Miento, otro momento sublime fue ver al hermano del presidente ecuatoriano Rafael Correa proponer el uso de “tusas” (corontas, choclos o mazorcas) para detener diarreas, algo mágico. Le sacaste buen partido Jaimito.

Bayly perdió demasiado tiempo en presentar unos mandatarios colombianos buenos y su contraparte venezolana como los malos de la película, no se puede jugar tanto de “local”. El hombre sabemos recibe su sueldo de un canal colombiano esto amerita un poco de tranquilidad y distancia a la hora de relatar el partido. Siempre buscándole la justificación al director técnico hace muy poco probable que el equipo mejore en algo. No creo que Colombia ni su presidente necesiten más ayuda mediática desde adentro. Todo lo contrario.

Relax Jaimito, no hay que mostrar tanto las ganas de recibir un aumento de sueldo, por ahí te dan una patada y terminas en el canal vecino, Venezolana de Televisión.

Perú, Chile y sus espías

La percepción o el conocimiento que tenemos nosotros, simples ciudadanos, del mundo del espionaje siempre ha sido una idea hollywoodense que se relaciona entre balas, bellas mujeres, hoteles de cinco estrellas, gadgets tecnológicos y los hombres del poder. Lo que es lo mismo, la relación entre James Bond, M, y algún  presidente ruso.

Es infantil presentar una película donde el héroe/malvado sea un personaje engendrado entre los suboficiales del ejército peruano. Este hombre supuestamente reclutado por la república de Chile para infiltrarse en estas esferas de conocimientos logísticos militares, es el llamado a “espiar” al Perú y su plan de defensa de aquí a diez años.

Cualquiera que conozca el escalafón de mando militar y cómo funcionan sus funcionarios, sabrá que un suboficial de ejército sudamericano es un hombre sacrificado; es un hombre dispuesto a dar lo mejor de sí para beneficio de sus superiores, desde cualquier cadete recién egresado para arriba, y su patria. Es un buen hombre, funcionario, militar y patriota: un gregario. Pero nada más. Jamás sus superiores lo invitarán a tomarse unos tragos en el club de oficiales, menos aún podrá posar sus manos en el volante de un avión e incluso le anularán sus ganas de agarrarle el culito a esa de hija de coronel tan rica. La vida de este suboficial de la aviación peruana es una vida dedicada a servir hombres, de una manera servil, en nombre de la patria. Una vida triste la de este aviador que sólo ve los aviones desde el suelo.

Qué más le podemos exigir a un suboficial sudamericano, moldeado no en Westpoint, o alguna otra academia militar, este hombrecito ha sido moldeado limpiando  letrinas, sirviendo el almuerzo a cadetes, barriendo barracas o lustrando botas. Esta clase de militar es el “espía” reclutado por Chile para conocer lo que no conoce, quizás la marca de detergente usado para limpiar uniformes o la cantidad de cera utilizada para brillar los casinos de oficiales peruanos. No veo un suboficial entrando a mayores grados de conocimiento logístico, técnico, o geopolítico.

Lo que puedo ver es un patriota, un buen peruano. Un hombre que sin pensar en su descredito personal, o familiar, sobrepone sus intereses por el bien común. Cuál es Inmolarse, cual jihadista, sacrificándose por cumplir órdenes de sus superiores.

Alberto Fujimori, ex presidente peruano entre los años 1990 y 2000, es un ejemplo del gusto de los peruanos por el Japón y un reflejo de la tremenda inmigración al enclave sudamericano del país asiático. Japón es el referente del Kamikaze, ese piloto que estrellaba su avión contra portaviones estadunidenses, con el afán de prolongar algo mas una guerra perdida, es el referente del hombre que da todo por su patria/emperador/presidente/general.

Lamentablemente el caso de este suboficial, no doy su triste nombre para no cooperar en esta guerra desinformativa estúpida e infantil, cual Lee Harvey Oswald, es un hombre que no verá limpiado su nombre en años por venir. Su limpieza pasaría por enlodar figuras emblemáticas peruanas. Es un hombre que tampoco vivirá mucho tiempo más, morirá asesinado por otro patriota peruano, morirá en algún accidente aéreo (mientras lo cambian de cárcel), morirá de algún infarto al corazón o lo encontrarán colgado con su cinturón en una celda fétida. Así se terminan las cosas mal hechas desde la raíz, con la extracción de la maleza con métodos conocidos por todos, torpes, cobardes y mortales.

Como elemento final, en esta siempre mirada indiscreta, es necesario pedirles a los peruanos que analicen lo planteado en sus propias informaciones desinformativas. Digamos que Chile espió, concedamos que este suboficial “vendió” su patria. ¿Qué grado de responsabilidad tiene el alto mando peruano al compartir información clasificada hasta con sus suboficiales? ¿Es lógica, creíble o medianamente real, tanta estupidez en el manejo de una política de defensa? De ser afirmativa la respuesta hay que ver el grado de capacitación del alto mando peruano o su grado de corrupción.

Barak Obama: “Yes, we can”

 

 

“Si, podemos”, son las palabras principales de la canción de Bob el constructor, el personaje animado del canal infantil Discovery Kids. Ese es el slogan escogido por los asesores de Obama para enfrentarse con el poder de los Clinton en esas primarias demócratas, para escoger el candidato que los represente en las elecciones para ser el nuevo inquilino de esa Casa Blanca estadounidense, el 20 de enero de 2009.

 

Resultó el estribillo, el Senador Obama ganó con clara ventaja a su bella contrincante y se convirtió en el primer hombre de raza negra  en tener una real oportunidad de ser electo presidente. El partido demócrata jugó sus cartas de una forma brillante, presentó dos candidatos que nos reflejan el cambio que necesita un país triste y cansado. O instalaba a una mujer por primera vez o introducía el color negro en esa Casa Blanca inmaculada, con cualquier de los dos se hace una campaña confrontacional de cambio extremo.

 

La elección de Obama como candidato único, nos hizo pensar que el criterio contra los republicanos y su candidato el Senador John Sidney McCain III, nacido en Coco Solo (Base Naval estadounidense en Panamá), sería la carta del cambio. Un cambio de visión, un giro más hacia la gente y sus necesidades contra la actual política interna de Bush, que es dirigida a las necesidades de las Empresas, suyas o de sus amigos.

 

Sorprende el cambio aplicado por Obama, desde el cuatro de julio. El cambio es un giro hacia la derecha de su discurso inicial y una posición más conservadora que busca “conquistar” a los electores situados al centro del espectro político. En vez de buscar el cambio en la Nación del Norte, cambió él. Sorprende el error para juzgar los electores. El ir por el voto de centro no implica que los que lo siguieron hasta ayer vayan a quedarse con la primera intención, todo lo contrario, esas personas se sentirán terriblemente defraudadas por este “lobo” disfrazado de oveja.

 

El cambio en el discurso de ayer a hoy:

 

Ayer: En contra de la reglamentación de la Corte Suprema para aplicar la pena de muerte en casos que no se cometan asesinatos. Hoy: A favor.

 

Ayer: En contra de la decisión de la Corte Suprema de permitir a sus ciudadanos portar armas, aunque no pertenezcan a una agrupación de Defensa. Hoy: A favor.

 

Ayer: En contra de la moción del gobierno de Bush de no penalizar a las compañías de teléfonos que realizaron grabaciones ilegales de conversaciones privadas. Hoy: A favor.

 

Ayer: En contra de mantener soldados en Irak. Hoy: A favor.

 

El error del joven Obama es haber perdido la paciencia y la fe en si mismo, su error es no haberse percatado que la mejor jugada era esperar que su contrincante se equivocara, colocándose él en la necesidad de ir por los votos liberales. Esa era su baza, manteniendo la idea de un “cambio” sin hablar más y esperar.

 

Hoy la imagen de un  presidente con ideas nuevas e innovadoras queda en el olvido, de salir electo sólo será una clonación de ideas de su antecesor Bush, lo único que podrá cambiar es el tono de piel del interlocutor.

¿Vale la pena votar por alguien sólo por su color?

 

Eso sólo deja planteada una lucha étnica más que una lucha de ideas y procedimientos para conducir un país que cada día más se va al caño. God save America.

Justicia caliente en Chile

 

 

“Formamos parte del espacio cultural donde vivimos, tenemos un modo de ver y pensar no declamatorio, y nuestros diseños tienen reflexiones urbanas pues son excusas para proyectos de escala ciudadana. Además, hemos tenido poca oportunidad de equivocarnos” (Periódico La Nación, Miércoles 30 de Abril de 2003).

 

 

 

El arquitecto argentino Marcelo Vila, pronunció esta frase desafortunada y displicente con ocasión de la adjudicación del proyecto de diseño del edificio del Centro de Justicia de Santiago de Chile. Cinco años después al término de la obra, se la tendría que comer junto a los chilenos: Estudio Cristián Boza y Asociados, y Álvarez-Grosso-Miranda (en calidad de estudio asociado). Vila, junto a los arquitectos Adrián Sebastián, Daniel Miranda y Sergio Grosso (que vieron con nitidez la voluntad de aplicar los criterios mencionados), fueron los que finalmente se adjudicaron la licitación para construir el Megaproyecto en conjunto, ese año.

 

El resultado del trabajo de esta enorme Co-producción chileno-argentina, patrocinado por el Ministerio de Obras Públicas de Chile (MOP), es un reflejo del grado de mediocridad que hemos alcanzado como sociedad.

 

La ausencia de arquitectura en la ciudad de Santiago, ha hecho que todos los proyectos patrocinados a partir del gobierno de Ricardo Lagos sean un fiasco. Las viviendas sociales llamadas “Copeva” (ex Pérez Yoma) son verdaderos Guetos invivibles que terminaron desarmándose solos. Las cárceles, proyectadas, nunca se construyeron y las que lograron ponerse de pié no funcionan. La construcción de escuelas es otro escándalo, por no nombrar las estaciones del metro, francamente inadecuadas y con soluciones como la estación de Quinta Normal que fue construida seis cuadras más abajo de las necesidades reales de la gente. La “arquitectura” del aeropuerto es una vergüenza, hubo que quitarle el segundo piso para que los pasajeros no se ahogaran por lo bajo del techo, etc. Todos estos ejemplos nos demuestran  la escasa visión en construcciones útiles para el Estado de Chile, miopía con un grado de beneficio personal más que una visión país.

 

En un remedo de arquitectura los edificios se han cubierto de vidrios y espejos,  como dice Borja Huidobro: “La falta de arquitectura se oculta tras los espejos”.

 

Son copias baratas de los diseños de Mies Van der Rohe, hechos hace más de medio siglo atrás. Nadie pensó, al copiar, que el lugar era totalmente inadecuado e inseguro para instalar un centro de justicia donde deben comparecer reos para ser juzgados; nadie pensó en la seguridad de jueces y testigos que tienen que usar los mismos accesos que utilizan los reos y sus familiares; nadie pensó en los estacionamientos que no darán abasto cuando el edificio trabaje al 100%. Nadie pensó en las cosas que hay que pensar cuando se construyen centros de justicia.

 

 

Al parecer pensaron en un “Mall” donde la justicia era exhibida en vitrinas.  Nadie pensó en las personas que deben trabajar frente a los vidrios  con 30 grados centígrados en el exterior del edificio que se convierten, en el interior del museo de vidrio, en 45 grados. Esta apariencia de arquitectura resulta sumamente cara porque requiere de una enorme inversión y gasto mensual en refrigeración en verano y calefacción en invierno, costo que no aparece en las licitaciones, y que luego nadie está dispuesto a pagar. Pero como se trata de un error, no de ignorancia o soborno, no hay culpables. Nadie es responsable, además se ha encontrado una solución rápida y económica: se abandona el lado del edificio donde entra el sol en verano, agrupando la gente al lado de la sombra, y en el invierno se utiliza la parte soleada. Algo incómodo para algunos, !pero qué diablos! Increíble.

  

El diario El Mercurio en su artículo: Edificios vacíos hace meses: ¿Hay un “elefante blanco en el poder judicial?, 6 de abril de 2008, culpa de este desastre a los funcionarios del MOP, al gobierno de Bachelet y a la empresa de climatización Cintec S.A. Aquí el engranaje desinformativo actúa de forma maravillosa, como lo saben hacer los neo-periodistas obreros del sistema.

 

¿Qué culpa pueden tener los funcionarios del MOP? Vestidos con sus pantaloncitos Docker´s color beige, camisita celeste Polo y empinados sobre sus zapaticos Nautica; son provincianos apabullados solo al entrar en las oficinas de los arquitectos, esa de comodoro Rivadavia 1717 en Buenos Aires. Sin voz y con oídos sumisos deben haber escuchado la larga presentación del proyecto que daría un prestigio enorme al gobierno de Chile, su ministerio y al funcionario MOP de turno. ¿Que podían decir frente a un proyecto que ya estaba cocinado? Nada, más que dar el visto bueno.

 

Pero se supone que los que hacen los estudios técnicos, son los que “saben” fiscalizar los proyectos para dar la seguridad, que pide el gobierno y todos los chilenos, que los dineros fiscales serán debidamente invertidos. Nada de esto ha sucedido con el MOP, donde sus ingenieros y arquitectos no parecen haber trabajado en una labor técnica fiscalizadora.  Nada de esto toca el artículo de El Mercurio, de hecho no menciona para nada los nombres de los señores antes mencionados. La razón, son dos las mas evidentes. La primera: el periódico no pierde tiempo en culpar a un ministerio que se encarga el mismo de su propio desprestigio. Cada obra que proyecta es un escándalo económico, de ingeniería, de construcción y ahora de arquitectura. 

La segunda y más importante: las empresas constructoras son las que pagan por avisos doble página en el diario o hacen los suplementos de construcción. Ahí están los verdaderos “Elefantes Blancos”, intocables y escondidos tras sus oficinas bien acondicionadas, bien proyectadas, bien pensadas. ¿Para qué? Para vender una ilusión de profesionalismo, espejismo que queda al descubierto cada vez que sale el Sol.