Archivo de la etiqueta: Política & Economía

Perú, Chile y sus espías

La percepción o el conocimiento que tenemos nosotros, simples ciudadanos, del mundo del espionaje siempre ha sido una idea hollywoodense que se relaciona entre balas, bellas mujeres, hoteles de cinco estrellas, gadgets tecnológicos y los hombres del poder. Lo que es lo mismo, la relación entre James Bond, M, y algún  presidente ruso.

Es infantil presentar una película donde el héroe/malvado sea un personaje engendrado entre los suboficiales del ejército peruano. Este hombre supuestamente reclutado por la república de Chile para infiltrarse en estas esferas de conocimientos logísticos militares, es el llamado a “espiar” al Perú y su plan de defensa de aquí a diez años.

Cualquiera que conozca el escalafón de mando militar y cómo funcionan sus funcionarios, sabrá que un suboficial de ejército sudamericano es un hombre sacrificado; es un hombre dispuesto a dar lo mejor de sí para beneficio de sus superiores, desde cualquier cadete recién egresado para arriba, y su patria. Es un buen hombre, funcionario, militar y patriota: un gregario. Pero nada más. Jamás sus superiores lo invitarán a tomarse unos tragos en el club de oficiales, menos aún podrá posar sus manos en el volante de un avión e incluso le anularán sus ganas de agarrarle el culito a esa de hija de coronel tan rica. La vida de este suboficial de la aviación peruana es una vida dedicada a servir hombres, de una manera servil, en nombre de la patria. Una vida triste la de este aviador que sólo ve los aviones desde el suelo.

Qué más le podemos exigir a un suboficial sudamericano, moldeado no en Westpoint, o alguna otra academia militar, este hombrecito ha sido moldeado limpiando  letrinas, sirviendo el almuerzo a cadetes, barriendo barracas o lustrando botas. Esta clase de militar es el “espía” reclutado por Chile para conocer lo que no conoce, quizás la marca de detergente usado para limpiar uniformes o la cantidad de cera utilizada para brillar los casinos de oficiales peruanos. No veo un suboficial entrando a mayores grados de conocimiento logístico, técnico, o geopolítico.

Lo que puedo ver es un patriota, un buen peruano. Un hombre que sin pensar en su descredito personal, o familiar, sobrepone sus intereses por el bien común. Cuál es Inmolarse, cual jihadista, sacrificándose por cumplir órdenes de sus superiores.

Alberto Fujimori, ex presidente peruano entre los años 1990 y 2000, es un ejemplo del gusto de los peruanos por el Japón y un reflejo de la tremenda inmigración al enclave sudamericano del país asiático. Japón es el referente del Kamikaze, ese piloto que estrellaba su avión contra portaviones estadunidenses, con el afán de prolongar algo mas una guerra perdida, es el referente del hombre que da todo por su patria/emperador/presidente/general.

Lamentablemente el caso de este suboficial, no doy su triste nombre para no cooperar en esta guerra desinformativa estúpida e infantil, cual Lee Harvey Oswald, es un hombre que no verá limpiado su nombre en años por venir. Su limpieza pasaría por enlodar figuras emblemáticas peruanas. Es un hombre que tampoco vivirá mucho tiempo más, morirá asesinado por otro patriota peruano, morirá en algún accidente aéreo (mientras lo cambian de cárcel), morirá de algún infarto al corazón o lo encontrarán colgado con su cinturón en una celda fétida. Así se terminan las cosas mal hechas desde la raíz, con la extracción de la maleza con métodos conocidos por todos, torpes, cobardes y mortales.

Como elemento final, en esta siempre mirada indiscreta, es necesario pedirles a los peruanos que analicen lo planteado en sus propias informaciones desinformativas. Digamos que Chile espió, concedamos que este suboficial “vendió” su patria. ¿Qué grado de responsabilidad tiene el alto mando peruano al compartir información clasificada hasta con sus suboficiales? ¿Es lógica, creíble o medianamente real, tanta estupidez en el manejo de una política de defensa? De ser afirmativa la respuesta hay que ver el grado de capacitación del alto mando peruano o su grado de corrupción.

Anuncios

Honduras: de los Mayas a Hoy

Honduras-Copan

La civilización Maya fue una de las culturas más importantes en la América Precolombina. El legado que dejó en ámbitos como el arquitectónico, artístico, astronómico o científico, es valorado hasta el día de hoy. Los Mayas habitaron en el sur de México y los actuales Belice, Guatemala, El Salvador y Honduras. Vivieron en estos lugares hace tres mil años, hace mucho tiempo.

Situando la cultura Maya en un contexto universal se debe analizar las culturas de sus contemporáneos europeos. Europa, en esa época, vivía la Edad del Hierro siendo Grecia uno de sus referentes. Los griegos estaban sumergidos en un periodo decadente en todos sus ámbitos, la “Edad Oscura” (entre los años 1.200 y 800 a.c.) tiempo en que se agrupan aldeas formando ciudades como Esparta y Atenas. Los romanos son la otra civilización a comparar, Roma se fundó en los años 600 a.c.  La república romana se fundó cien años más tarde llegando a su fin el año 27 a.c., con la coronación de César Augusto como emperador.

Cuando Colón arribó a este continente, mil quinientos años después, era habitado por noventa millones de personas, llamados indios por el civilizado y educado “descubridor”.

Honduras formó parte de este Imperio Maya, siendo la ciudad de Copán uno de sus centros gubernamentales. Hernán Cortés, dos décadas después de la llegada de Colón,  comienza la conquista de Honduras cuando Copán ya estaba deshabitada. América pierde el 80% de sus habitantes en uno de los mayores genocidios de la historia, unos 70 millones de “indios” son masacrados por los españoles a punta de espadas o penes (la sífilis mató bastantes). Como eran indios carece de relevancia el exterminio, o el número de muertos, todavía no veo una película de este holocausto.

En 1812 Honduras forma parte de la Provincia de Guatemala, la cual termina cuando se anexa a México en 1822, un año después se separa de México formando parte de la Republica Federal de Centroamérica, un brillante intento de unión centroamericano formado por los hoy países de Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua. Esto termina el año 1839, los miembros del partido liberal trataron todo el siglo XIX de volver a retomar la idea pero la “mano negra” de Estados Unidos trabó los intentos de unión, algo muy parecido a lo ocurrido con Bolívar y su proyecto de la Gran Colombia. De ese año, 1839, a 1898 Honduras transita por un camino de golpes de estado embarcándose en proyectos independistas y unionistas hasta finalmente constituirse como republica.

República entre comillas, la llegada del siglo XX embarca a Honduras (por más de cincuenta años) en una alianza con  la “United Fruit Company”. La relación con la compañia estadounidense sirvió para acuñar lo que tristemente se conoce como “República Bananera”. Bajo el paradigma de crecimiento económico y social Honduras vendió su alma al diablo. Mefistófeles, indudablemente, cobró con intereses la “ayuda” ofrecida.

El año 1920 marca la desaparición del partido conservador en Honduras transformándose en “Partido Nacional” , alternándose el poder con su contraparte el “Partido Liberal”  juega con la fórmula del bipartidismo tan conocido en toda América.

En 1957 Ramón Villeda, partido liberal, trata de sacar Honduras del oscurantismo; Estados Unidos apoya otro golpe de estado instaurando al coronel Oswaldo López en el poder. De ahí en adelante Honduras cambia de presidentes golpistas o democráticos como quien se cambia de camisa.

Con la llegada de los sandinistas al poder en Nicaragua, 1978, Estados Unidos se replantea su política de “patio trasero”, con Jimmy Carter en la Casa Blanca, obligando a Honduras a realizar elecciones que llevan a la presidencia a Roberto Suazo, partido liberal, en 1982. Un año antes asume la presidencia del país del norte un “paladín” de la libertad como Ronald Reagan. Vuelve a plantear la política del “eje del mal” y Suazo se dedica a matar cuanto comunista existe, en su imaginación o en la realidad. Con la llegada de Suazo al poder surge la idea de convertir Honduras en un estado libre asociado a Estados Unidos, algo así como Puerto Rico. Este presidente, además, crea la Constitución de 1982 y embarca a Honduras en un periodo del terror. Estados Unidos tiene su plataforma “democrática” para instalar bases militares en territorio hondureño que le permiten atacar Nicaragua de forma impune.

Otros presidentes continúan la labor en la década de los noventa, Rafael Callejas, Carlos Reina y Carlos Flores ejecutan torpemente gobiernos títeres llevando Honduras al caos político, social y económico.

Con la llegada del siglo XXI Honduras elige presidente al miembro del partido nacional Roberto Maduro, presidente del Banco Central de Honduras bajo el gobierno de Callejas, que prometió mejoras económicas nunca alcanzadas. Este fue el hombre que precedió al hoy conocido Manuel Zelaya, partido liberal.

¿Quién puede nombrar hoy  los presidentes de Belice, Costa Rica, El salvador, Guatemala o Nicaragua? Con suerte se conoce al de México, Felipe Calderón Hinojosa respondiendo al despistado. Este grado de desinformación histórica, desde los Mayas a hoy, ha sido la herramienta que tienen los titiriteros del poder para continuar políticas “bananeras” en países ricos en historia, o recursos naturales, sepultando intentos de crear sociedades dignas o modernas.

Roberto Micheletti, partido liberal, presidente del congreso en la presidencia de Zelaya, (2006-2009) es el último (hasta ahora) hombre en manejar los destinos de Honduras. Asumió la presidencia bajo la premisa de restablecer la democracia y luchar por la libertad; con las armas y destituyendo al presidente elegido democráticamente es un fiel reflejo de golpistas de todas partes, o tendencias políticas, que se excusan con elementos desinformativos para perpetuarse en tronos obtenidos a la fuerza bajo premisas de recuperar libertad y orden.

La OEA o la ONU han manejado las cosas como siempre. Esperando el beneplácito de Estados Unidos es difícil dar una sensación de organizaciones proactivas o eficientes, más bien deja un sabor de continuidad bananera al espectador universal.

La Caída del Oráculo

Un oráculo es la persona a quien todos escuchan, con respeto y veneración, por ser el poseedor de la sabiduría y la autoridad dentro del clan. Su carácter toma ribetes de divinidad, al ser la persona ante cual todos bajan la cabeza para escuchar sin perder un ápice sus reveladoras palabras.

Alan Greenspan, Nueva York 1926,  fue hasta el mes pasado el oráculo de la economía mundial. Presidente de la Reserva Federal durante casi veinte años, durante las administraciones Reagan, Bush, Clinton y Bush junior, dio las pautas a seguir para asfaltar este camino económico que nos llevaría al éxito. El camino hoy es una senda llena de baches en la cual los seguidores acérrimos de la divinidad, los monjes de Wallstreet, pierden la fe en su líder.

Tanto pierden esa fe, que cabe preguntarse: ¿Qué pasó, Alan, en el camino?

 

 

 

Hay varias explicaciones dando vueltas por ahí de la crisis en el “Mercado de Derivados”  y habrá muchas más en el futuro; luego del partido todos son, o somos, entrenadores. Pero más que ahondar en los motivos y sus causas, prefiero centrarme en las diferentes  respuestas, del propio Greenspan, ante los cuestionamientos de su política económica.

 

Hace varios años los detractores de Greenspan vienen cuestionando la desregulación en el mercado de derivados, una respuesta ante estas críticas fue la realizada en el  comité bancario del Senado estadounidense en 2003, en la cual Greenspan argumentó:

“Lo que hemos encontrado a través de los años en el mercado es que los derivados han sido un vehículo extraordinariamente útil para transferir el riesgo desde aquellos que no deberían tomarlo a aquellos que están dispuestos y son capaces de hacerlo”.

 

Estas palabras varoniles, desafiantes, llenas de arrojo y coraje no están en boca de John Wayne o Gary Cooper, cowboys extraordinarios de ese Hollywood de antaño, son salidas de una boquita, y un personaje, un poco más parecido a Woody Allen. La lectura de las palabras deja un sabor a: “Los derivados son para los hombres”.

Los niños de Wallstreet, con esa ganas de creerse el cuento de He-Man y los “Masters of the Universe”, recibieron con agrado único la posta y siguieron con fe ciega los dichos de su Amo. Hoy cuestionan al Oráculo, tratando de echarle las culpas por ese hechizo maléfico en el cual se vieron envueltos. Greenspan sigue hablando y defendiendo su postura, pero sin la magia protectora. He-Man perdió a los “Masters of the Universe” y sin ellos queda huérfano como un Batman sin Robin, un Asterix sin Obelix, o un Mortadelo sin Filemón .

 

El mercado de los derivados creció por arte de magia, desde el 2002, de los 106 billones de dólares a la increíble suma de 531 billones de dólares. Esto creó las dudas sobre la valorización de estos mismos en las diferentes Compañías, la incertidumbre asomó su nariz comenzando el descalabro bursátil.

 

En su discurso en la facultad de derecho de la Universidad de Georgetown, 2 de octubre de 2008, dice:  “En un sistema de mercado basado en la confianza, la reputación tiene un significativo valor económico. Me siento inquieto por lo mucho que hemos descuidado la reputación”.

Más que asumir culpas o aprender de errores el Oráculo nos culpa por perder la “Fe”, si creyéramos más en él no tendríamos problemas, lo que nos pasa es por nuestra culpa, tontos que somos.

 

La caída de firmas como Bear Stearns y Lehman Broters son producto de estar ligadas, ellos y sus clientes, a los derivados. Nada tiene que ver la “Fe”, o la reputación, los derivados tan bien defendidos por el Oráculo son los únicos responsables. Y, de ser cierta esta afirmación, su defensor en todos estos años es, sin duda, el otro culpable.

 

Recordemos las sabias palabras del inversor y filántropo Warren Buffet en 2003: “Grandes niveles de riesgo, particularmente riesgos crediticios, se han concentrado en las manos de pocos operadores de derivados. Los problemas de uno podrían rápidamente infectar a los otros”.

 

El Oráculo re-escribo, 2008, un epílogo a su último libro-memoria-biblia, 2007, “La edad de la turbulencia”: “La gestión de riesgos nunca puede llegar a la perfección”.

Culpa a los banqueros como los únicos villanos: “Apostaron que podrían seguir aumentando sus posiciones riesgosas y aún así venderlas antes del diluvio”.

 

Un Superhéroe, un Oráculo, un Mesías, no puede justificar sus acciones culpando a sus seguidores, esto lo sitúa en un plano terrenal, como el de un General de ejército culpando a sus subalternos por excesos cometidos bajo su mando. No Alan, un Dios debe conservar su divinidad; la única manera es irse al infierno con las botas puestas. Con “sus” botas, sin pedir prestadas excusas terrenales para tratar de arropar errores de procedimiento.

 

Ingrid Betancourt: “C’est le paradis”

El director cinematográfico estadounidense Oliver Stone dejó sólo unos días atrás Bogotá, su estadía se debió al intento por contactarse con sus paisanos secuestrados junto a la senadora Ingrid Betancourt. Keith Stansell, Marc Gonsalves y Thomas Howes son los nombres de los estadounidenses liberados ayer, estos hombres y sus vidas las veremos en un futuro inmediato en los Cines de todo el mundo. La tentativa, de parte de Stone, por contactarlos fue para conseguir los derechos sobre la historia del secuestro y el posible rescate, fuera este un éxito o un fracaso. Hombre preocupado por los avatares contingentes, Stone nos demostró su “visión” para anticipar jugadas maestras.

 

Jugadas que se plantean con un buen “Jaque” para llegar a dar el “Mate” (en este tablero de Ajedrez tropical Blanco y Verde) limpio y sin “daños colaterales”, como el dado por el Ejercito Nacional Colombiano. La operación para la liberación de Betancourt, los tres estadounidenses y los once miembros del Ejército y la Policía colombiana fue llamada “Jaque”, su resultado sorprende por lo brillante de su ejecución así como sorprende el cambio geopolítico que provoca.

 

Después de la “Fiesta” de bienvenida y el descorche de las botellas, tenemos que analizar lo que otras miradas omiten o tapan, esta es la premisa de “Mirada Indiscreta”.

 

Lo primero que me llamó la atención en la transmisión en directo de CNN, el día de ayer, fue el cierre que hicieron sus periodistas “ancla” sobre la cobertura de la conferencia de prensa en la base militar de Catam en Bogotá, Betancourt agradeció a todas las personas que lograron su liberación, personas que intervinieron en el plan “Jaque”. Ingrid analizó que no había similitudes en la historia contemporánea de rescates tan bien planeados y ejecutados, quizás alguna intervención israelí podría ser digna de comparación, según ella. Desde Atlanta nos recordaron que el candidato presidencial McCain cenó la noche anterior al rescate con el presidente colombiano Uribe y fue informado del plan de rescate. Esto dejó un sabor a presidente de una republica independiente pidiendo permiso a un candidato, con pocas probabilidades de salir electo presidente, para llevar a cabo su intención. Algo que debería haber sido callado, sin duda. La razón no creo que pase por la ganas de informar del canal de noticias estadounidense, la razón la veo más bien por la ganas de figurar, mañana, en la película de Stone.

 

Analizando esto vemos que dos personajes, del mundo de la farándula uno y otro del mundo de la demagogia, estarán totalmente excluidos de los personajes principales del nuevo film. A Nicolas Sakorzy lo veremos en un papel secundario, haciendo la gestión para mandar el avión desde Francia, con los hijos para el encuentro con su madre; algo bonito y lleno de emoción pero carente de toda relevancia. Hugo Chavez perdió el rol mediador, conciliador y estadista para verse envuelto en uno más oscuro, será uno de los malos de la película.

Con el desenlace “real” visto, vemos como Estados Unidos perdió todo protagonismo, ante un Ejército “bananero” y “corrupto” como es la impresión que nos brinda Hollywood del Ejército colombiano, en esas películas de Harrison Ford y tantos otros galanes del celuloide. Esto no traería buenos resultados en la taquilla por lo que necesariamente la historia tiene que dar el giro a un plan concebido en una matriz estadounidense, matriz del mundo libre. Por lo que vaticino que el plan de rescate será rebautizado: “Check” o “Checkmate” para que lo entiendan los anglo parlantes.

 

Las palabras que nos llegaron desde Atlanta, ciudad sede de CNN, son la antesala para desinformar a la opinión pública, regalándole un protagonismo no merecido a Estados Unidos para que mañana sea el país que lidere la liberación de una forma en todo caso poco común, si pensamos como “Rambo” arregla las cosas, con harto disparo, muerte y destrucción. Palabras que son la antesala para restarle meritos al país sudamericano y situarlo dentro del contexto de violencia, drogas y asesinatos que tanto gusta a los espectadores del “Norte”.

 

Dejando las películas de lado, es bueno recordar que todavía hay casi mil personas secuestradas en Colombia, personas que merecen la libertad. También es necesario recordar que en la mayoría de los casos la duración de los secuestros, en Colombia, se prolonga de tres a seis años, según datos de la Contraloría colombiana.

 

http://www.contraloriagen.gov.co:8081/internet/cartelera/Archivos/1225/info_noticia.jsp?id=1225

 

Hombre en la Luna o Todos en la Luna?

astronautas.jpg

El público estadounidense, así como el resto del mundo, eran una gente ingenua que creía en sus líderes u organizaciones como los custodios de la libertad y la fe del mundo libre. Con total devoción veían reflejados sus anhelos en sus héroes de Hollywood, estos representaban lo mejor del hombre y de la cultura estadounidense: la esposa, los hijos, el auto, la casa, el antejardín y el perro. Se vivía el American Dream. Por esto no es difícil pensar que las autoridades fueron a buscar ayuda, cuando se presentaron los problemas, donde creían estaba la salvación, en sus héroes del cine.

Los años cincuenta y sesenta son la utilización de los medios para desinformar de una manera nunca antes vista. En el Medioevo y el oscurantismo por lo menos se hacían las cosas de frente sin tanto tapujo hipócrita. Se torturaba, o mataba a las personas y se quemaban libros a plena luz del día con el orgullo de estar obrando en nombre de Dios. La muerte de Kennedy fue un intento de los comunistas de apoderarse de la Nación, menos mal la CIA salvó la causa, eso  se pensaba en esas décadas desinformativas. Hoy las cosas han variado algo, el stablishment continua en lo suyo, desinformando para mantenerse en el poder, pero la gente no es tan ingenua como antes.

Hay un muy buen reportaje desinformativo, Dark Side of the Moon, del director William Karel que ridiculiza todas las hipótesis que cuestionan la llegada del hombre a la Luna, con la ayuda de varios amigos suyos. Amigos como Henry Kissenger, Lawrence Eagleberger, Al Haig y Donald Rumsfeld nos muestran su sentido de humor y búsqueda de la verdad que los ha caracterizado en todo el mundo libre, nos dicen lo tonto que pueden llegar a ser los hombres cuando ven conspiraciones en todos lados.

La llegada del hombre a la Luna ha planteado cantidad de polémica desde el inicio del internet en los 90, hay varios sitios muy interesantes con imágenes y opiniones como:

http://www.ufos-aliens.co.uk/cosmicapollo.html, o un programa de Fox TV:

 http://video.google.com/videoplay?docid=-1138935117048624484.

Lo que me ha llamado la atención, desde niño, es comparar el levantamiento de arena que produce un simple helicóptero, al aterrizar en una playa, al que produjo la nave espacial en la Luna. En el primero es tal la arena levantada que deja un cráter de algunos centímetro, en el segundo caso no dejó nada, incluso los soportes de la nave que toca el suelo están brillantes, sin absolutamente nada de polvo, arena o tierra lunar, o como quieran llamarlo. Una explicación lógica sería que no hay rastro porque la superficie es rocosa, de acuerdo con esa teoría no se podrían ver las pisadas de los astronautas y menos la famosa huella de Neil Armstrong diciéndonos: “Un pequeño paso para el hombre, un gran paso para la humanidad”. El polvo en suspensión en un atmosfera sin oxigeno es también algo para comentar, en la playa la arena tarda unos minutos en desaparecer, en la Luna supongo que todavía estaríamos viendo rastros del aterrizaje.

Pero más que analizar las sombras provenientes desde varias fuentes de luz, si sólo debería ser el Sol; analizar por qué se ven claros los trajes (de los astronautas) si están a contraluz; analizar por qué se ven los mismos escenarios lunares si se aterrizó seis veces en diferentes lugares; analizar cómo se oyen las voces de los tripulantes justo en el aterrizaje, si el sonido de las turbinas es ensordecedor; analizar si la gravedad lunar es seis veces menor a la de la tierra por qué los astronautas no se elevan más del suelo; analizar porqué flamea la bandera estadounidense si no hay aire; es analizar y preguntarse las dos cosas que tienen alguna relevancia en esta polémica:

Por qué si un país con la tecnología que podría hoy tener Afganistán llevó el hombre a pisar la Luna, no lo ha vuelto hacer? La segunda pregunta es por qué, de hecho, hoy no lo hace Afganistán?