Archivo de la etiqueta: Pintura

Reseña a los Críticos de Arte

La crítica de arte tiene como estructura fundamental el conocimiento histórico que posea el crítico así como su sensibilidad para percibir lo que ve. Con unas gotas de estudios gramaticales, como la antesala para crear una  receta y deleitarse con un buen plato, tendríamos que obtener una crítica bien hecha.

El problema comienza cuando esta premisa del buen crítico se ve “aderezada” por las necesidades geopolíticas, económicas o sociales, que tengan a bien sopesar  las personas dedicadas a este noble oficio.

Aquí caemos en la “Critica Desinformativa”, invariablemente, que nos deja como resultado final un escrito insulso, sin fuerza, carácter o lección. Para que exista desinformación es necesaria una intención. Sin intención de desinformar no hay desinformación.¿Para qué? En el contexto artístico, para justificar artistas, y obras, bajo saleros chauvinistas como compadrazgos, afiliación política, modas pasajeras o, peor aún, cumplir órdenes editoriales.

La “Crítica Desinformativa” tiene a la crítica de arte, y sus críticos, al borde de la desaparición y en el último escalafón del Mundo del Arte. Al perder tiempo, o letras, en estas metas a cumplir se olvidan los críticos desinformativos de la memoria histórica tan importante para juzgar cualquier cosa en este mundo nuestro. Esta carencia de método para efectuar una crítica, relega a los artistas que no son amigos del crítico, o del jefe del mismo, a un estadio de desesperanza y aislamiento.  Llenar esta olla de olvidos con una sola cucharada de mezquindad ha sido la receta de este plato, donde los comensales muestran más ansias de chupar la teta del poder rápidamente que darse el tiempo de apreciar la mesa, el mantel o la selección de vinos.

El perder un artista así como instaurar en la gente la idea de perpetuidad de la palabra “elite”, nos cierra la posibilidad de traer actores y espectadores a esta tragicomedia. Esta crónica de una muerte anunciada retrocede, levemente, al llegar a la Galería una horda no invitada por nadie. El precipicio se aleja.

Hoy vivimos una revolución en el mundo del arte, la llegada del Internet y su posterior masificación, comenzando el siglo XXI, abrieron las puertas a otras voces, y manos, que pavimentan el camino al cambio. Escondidos, secuestrados, mutilados, abortados o borrados por la elite antecesora estos parias del sistema lograron sacar la voz y darnos las directrices a seguir.

Directriz que nos presenta un mercado del arte ligado a lavados de dineros o especulación financiera más que propuestas culturales. Directriz que nos abre los ojos, por décadas cerradas, presentándonos la triste realidad: un mercado del arte lleno de personajes mediocres.

Asolapándose en cuartuchos de Ministerios de Cultura, están los funcionarios públicos custodios de las arcas gubernamentales de la que chuparan cobrando comisiones a sus amigos “artistas”.  Artistas carentes de todo talento que no sea el del buen manejo social y del tráfico de influencias. Guarecidos tras sus canales televisivos periodistas, más preocupados de engullir rápidamente canapés (antes que se acaben) en inauguraciones de Exposiciones sin interés, fomentan la desidia, con comentarios más futbolísticos que artísticos, colocando notas a los artistas o hablando de la vestimenta de los mismos. Los críticos en revistas de arte tienen que hablar bien de sus patrocinadores, que son los que pagan la publicidad de sus hojas y los que finalmente les dan de comer.

Todo esto sale a la luz con la llegada de esta horda, engendrada con seres callados desde el paleolítico de la crítica de arte, que aportan dos elementos  fundamentales, uno es el relevo generacional que da tiraje a esta chimenea cultural tan envejecida y estática. El otro es el cambio de rumbo, obligado, que deberán ejercer los diferentes medios de comunicación para no perder espectadores o lectores. Estas son las nuevas armas en esta revolución del modo de ver, hablar o criticar arte. Presentará en escena artistas, de la mano con nuevos críticos, con propuestas que marginaran a los mediocres. Nos llevará a un nuevo elitismo, el elitismo de la creatividad y del talento. El elitismo que nunca debimos perder u olvidar. Todo esto cautelado por el mejor jurado de todos: la gente de cualquier parte.

Claro que la llegada de estos nuevos críticos virtuales nos trae la contradicción, cualquiera hoy puede opinar como cualquiera presenta sus obras al mundo. Cualquiera. Creo, sin embargo, mejor esto que lo anterior. Será el público el jurado encargado de culpar o alabar esta crítica democrática. Con un abanico de ofertas es fácil crear interés en la gente, el interés se traducirá en hablar más de arte y verlo que debería ser, en definitiva, el propósito de cualquier persona que ame el arte.

Immanuel Kant da las pautas a seguir en “Critica del Juicio” con la frase: “el método critico suspende el juicio…”. Pero aquí se tiende a olvidar lo que sigue del análisis: “…con la esperanza de alcanzarlo”. Este olvido, comparable a la ironía socrática: “yo solo sé que nada se…” omitiendo siempre “… pero aun supero a la mayoría que ni siquiera sabe esto”, desvirtúa la premisa inicial. Judith Butler reflexiona en “Qué es la Crítica”: “la crítica excede la suspensión del juicio y  precisamente en esa suspensión del juicio la crítica no retorna al juicio, sino que inaugura una nueva práctica”.

Se crean dos figuras: la anulación y  la reinvención, que  corresponden a la contradicción del bien o del mal bajo parámetros subjetivos, como es el juzgar obras de arte bajo una mirada personal. Contradicción que podría llevar al sumun de la idiotez, o atrevimiento, al tratar de traducir en palabras escritas lo planteado bajo un idioma de formas visuales, por otro autor. En esta simbiosis artista/critico – obra/crítica se puede analizar el nexo entre cada uno y la total dependencia que tiene cada cual del otro. No es posible la aparición y evolución de alguno sin el otro.

Fue necesaria la total destrucción de la crítica de arte, por las manos asesinas de sus críticos institucionales, para llegar a este estadio de renovación de ideas, que abrirá las puertas de los artistas que demuestren talento.

Acá uno de los mayores listados de blogs de arte en castellano: https://arteyartistas.wordpress.com/blogs-de-arte/

Anuncios

David Manzur

grafica1-4.jpg

“Todo lo que han escrito los escritores sobre los grandes pintores de la historia no coincide en nada con lo que los pintores quisieron hacer. Toda esa terminología maravillosa, esas explicaciones filosóficas que contribuyeron a hacer interesantes a los artistas, puedo asegurarte que nada tenían que ver con el camino por donde ellos iban. Tú me quieres sacar la verdad mía, pero la verdad mía falla puesta en mis propias palabras, yo no la puedo poner sino en términos visuales… Tú podrías hacer todo esto sin hablar conmigo”. David Manzur a Oscar Torres, en Revista Cromos No.3991, julio 25 de 1994. 

David Manzur (Neira, Colombia, 1929) es un hombre de pocas palabras, pocos temas y poco color. Sin embargo toda esta carencia la contrarresta con mucha técnica. Sus temas recurrentes, en 60 años de producción, son  los San Sebastián, los Notarios, los San Jorge, las Santa Teresa, Los Caballos y Las Mandolinas; circunvalando todos estos personajes están Las Moscas, que es su sello personal, presentes casi siempre.

 

                           mandft2x1.jpg  grafica2-4.jpg  mand256.jpg

David es un hombre universal, el mas internacional de todos los colombianos, mas que Botero incluso. Tiene la ventaja de haber vivido de niño en África, Las Canarias, América y Europa, esto crea una diferencia al compararse con el resto.  Por generación y por su cercanía con Naum Gabo, a David se le considera Constructivista, para mi es mas bien Vanguardista.

 

         mand4115.jpg  grafica4-4.jpg  david_manzur.jpg

 

Avant-garde es una palabra militar francesa que designa a la primera línea de un batallón, la que presentará el combate en primera instancia. Aplicando el termino en parámetros artísticos Avant-garde, o Vanguardia en castellano, es el frente de batalla de la creación, en que de una manera radical se peleará con tendencias anteriores. Esta pelea Manzur no la da de una manera metafórica, todo lo contrario, plantea sus guerreros con espada o lanzas guerreando contra dragones, toros o criticos de arte.  

                  

                                    grafica3-4.jpg  mandrved2.jpg  mand3541.jpg 

http://www.colarte.com/colarte/conspintores.asp?idartista=28

http://arteyartistas.wordpress.com

Darío Morales

mord0185.jpg

Con las primeras cerezas de 1972, en la vitrina de la galería Pyramid, de Washington, se exhibió un cuadro que causó un escándalo fácil entre las señoras de sombreros floridos que llevaban a cagar a sus perros en el parque cercano. Parecía ser la fotografía demasiado realista de una mujer en cueros, derrumbada en un mecedor vienés y abierta de piernas frente a los transeúntes sin el menor recato, si bien la expresión de su sexo era más desolada que libertina. La policía ordenó retirar el cuadro, pero su ímpetu se quedó sin razones cuando le demostraron que no era una fotografía, sino un dibujo. El arte tiene sus privilegios, y el más raro de ellos es que se le toleren ciertos excesos que no están permitidos a la vida. El autor de aquel dibujo tan perfecto que hasta la policía de Washington lo confundía con una foto era un colombiano de veintiocho años que sobrevivía a duras penas en un cuarto de servicio del barrio de Saint Michel, en París. Su nombre no le decía nada a nadie. Darío Morales. Su esposa, Ana María, estaba peor que él, porque además estaba encinta. Pagaban el alquiler del cuarto limpiando a gatas las escaleras del decrépito edificio de seis pisos. De noche, Ana María dividía el espacio con una manta para poder dormir, con su niña dormida en el vientre, mientras su esposo pintaba hasta el amanecer. Como no tenía bastante luz, Darío Morales oprimía con cinta pegante el interruptor regulado de la escalera, de modo que no se apagara cada minuto, como estaba previsto, sino que permaneciera encendido toda la noche mientras él pintaba. En Francia hay delitos más graves que ése, por supuesto, pero ningún otro les duele tanto a los franceses. / Gabriel García Marquez- El País- Opinión- 4/11/80

 

 

 

 

                     mordrra01.jpg   dario-morales.jpg   mordmta.jpg 

Es curioso como trató la vida, o más bien la muerte, a este artista colombiano. Hoy me acordé de él porque vi un colchón rayado e imaginé un cuerpo desnudo en el, Ana María. Para escribir un poco de su biografía consulté Internet pero no aparece nada, incluso la que sale de primeras en el Google ni siquiera lo da por muerto. No creo que haya que ser un estudioso pictórico o un intelectual muy profundo para conocer este pintor hiperrealista, una lastima la ignorancia. En los precios de su obra no hay tanto despiste, llegan al medio millón de dólares el valor de sus oleos.

 

              mord4740.jpg  mord13803.jpg   mord6640_small.jpg

 

Dario nació en Cartagena, Colombia, el año 1944 y murió en Paris, Francia, en 1988. Sus dibujos, esculturas y pinturas tienen como centro el cuerpo femenino, en desnudos sin tabúes ni poses para la foto. Son cuerpos recostados de una forma hogareña y casual, con un realismo mágico que transporta al espectador a lugares de su inconsciente, lugares olvidados o inventados. Algunos criticos dicen todo lo contrario, que sus poses son afectadas como las modelos del siglo XIX, en el principio de la fotografía. ¿Qué mas da? 

Una dirección para ver más:

http://arteyartistas.wordpress.com/2007/11/02/dario-morales/

Una dirección donde poder ver un listado de exposiciones y distinciones del pintor, es:

http://www.colarte.com/colarte/conspintores.asp?idartista=29

Norman Rockwell

learn.jpg

Springfield esta de moda, gracias a los Simpsons este pueblecito de Massachussets se dio a conocer en todo el mundo.
Pero otras cosas pasan cerca de ahí que poca gente sabe, a una hora de viaje en automóvil y a dos y media desde Boston podrán encontrar otro pueblo no tan conocido: Stockbridge.
Stockbridge es la cuna de Norman Rockwell, un ilustrador, fotógrafo y pintor celebre por sus imágenes ensalzando las virtudes del pueblo norteamericano.
Las navidades, el espíritu familiar o unos niños saboreando malteadas al interior de una heladería son temas recurrentes en su obra.
Obtuvo fama realizando las portadas del Saturday Evening Post desde principio de los años 20 hasta 1969. De un estilo hiperrealista impecable siempre nos deja con esos recuerdos de nuestra infancia perdida.
Este pintor fue despreciado por sus contemporáneos por ser conservador a la hora de pintar sus obras; demasiado real y demasiado bonito fueron las criticas en su tiempo.
El hombre era un artista de eso no hay duda, vale la pena visitar el museo dedicado a él en su pueblo natal para entrar en ese mundo Irreal tan Hiperreal.

http:// Norman Rockwell Museum

 http://arteyartistas.wordpress.com