Archivo de la etiqueta: Guerra

Perú, Chile y sus espías

La percepción o el conocimiento que tenemos nosotros, simples ciudadanos, del mundo del espionaje siempre ha sido una idea hollywoodense que se relaciona entre balas, bellas mujeres, hoteles de cinco estrellas, gadgets tecnológicos y los hombres del poder. Lo que es lo mismo, la relación entre James Bond, M, y algún  presidente ruso.

Es infantil presentar una película donde el héroe/malvado sea un personaje engendrado entre los suboficiales del ejército peruano. Este hombre supuestamente reclutado por la república de Chile para infiltrarse en estas esferas de conocimientos logísticos militares, es el llamado a “espiar” al Perú y su plan de defensa de aquí a diez años.

Cualquiera que conozca el escalafón de mando militar y cómo funcionan sus funcionarios, sabrá que un suboficial de ejército sudamericano es un hombre sacrificado; es un hombre dispuesto a dar lo mejor de sí para beneficio de sus superiores, desde cualquier cadete recién egresado para arriba, y su patria. Es un buen hombre, funcionario, militar y patriota: un gregario. Pero nada más. Jamás sus superiores lo invitarán a tomarse unos tragos en el club de oficiales, menos aún podrá posar sus manos en el volante de un avión e incluso le anularán sus ganas de agarrarle el culito a esa de hija de coronel tan rica. La vida de este suboficial de la aviación peruana es una vida dedicada a servir hombres, de una manera servil, en nombre de la patria. Una vida triste la de este aviador que sólo ve los aviones desde el suelo.

Qué más le podemos exigir a un suboficial sudamericano, moldeado no en Westpoint, o alguna otra academia militar, este hombrecito ha sido moldeado limpiando  letrinas, sirviendo el almuerzo a cadetes, barriendo barracas o lustrando botas. Esta clase de militar es el “espía” reclutado por Chile para conocer lo que no conoce, quizás la marca de detergente usado para limpiar uniformes o la cantidad de cera utilizada para brillar los casinos de oficiales peruanos. No veo un suboficial entrando a mayores grados de conocimiento logístico, técnico, o geopolítico.

Lo que puedo ver es un patriota, un buen peruano. Un hombre que sin pensar en su descredito personal, o familiar, sobrepone sus intereses por el bien común. Cuál es Inmolarse, cual jihadista, sacrificándose por cumplir órdenes de sus superiores.

Alberto Fujimori, ex presidente peruano entre los años 1990 y 2000, es un ejemplo del gusto de los peruanos por el Japón y un reflejo de la tremenda inmigración al enclave sudamericano del país asiático. Japón es el referente del Kamikaze, ese piloto que estrellaba su avión contra portaviones estadunidenses, con el afán de prolongar algo mas una guerra perdida, es el referente del hombre que da todo por su patria/emperador/presidente/general.

Lamentablemente el caso de este suboficial, no doy su triste nombre para no cooperar en esta guerra desinformativa estúpida e infantil, cual Lee Harvey Oswald, es un hombre que no verá limpiado su nombre en años por venir. Su limpieza pasaría por enlodar figuras emblemáticas peruanas. Es un hombre que tampoco vivirá mucho tiempo más, morirá asesinado por otro patriota peruano, morirá en algún accidente aéreo (mientras lo cambian de cárcel), morirá de algún infarto al corazón o lo encontrarán colgado con su cinturón en una celda fétida. Así se terminan las cosas mal hechas desde la raíz, con la extracción de la maleza con métodos conocidos por todos, torpes, cobardes y mortales.

Como elemento final, en esta siempre mirada indiscreta, es necesario pedirles a los peruanos que analicen lo planteado en sus propias informaciones desinformativas. Digamos que Chile espió, concedamos que este suboficial “vendió” su patria. ¿Qué grado de responsabilidad tiene el alto mando peruano al compartir información clasificada hasta con sus suboficiales? ¿Es lógica, creíble o medianamente real, tanta estupidez en el manejo de una política de defensa? De ser afirmativa la respuesta hay que ver el grado de capacitación del alto mando peruano o su grado de corrupción.

Anuncios

Irak: sus verdaderos costos en vidas y dólares

bush_binoculars.jpg

¿Para qué existe la Organización de Naciones Unidas, ONU? O en torno a quien esta cerrando filas? Presentar cifras a los cuatro vientos, que nos muestran un total de 34 mil civiles muertos en Irak, por año, es una falta de respeto para cualquier persona capaz de mirar a través de unos prismáticos. Cualquiera menos el señor Bush, que no saca la tapa protectora a los lentes para no ver la realidad.

Según “ORB”, Opinión Research Businnes, un acreditado  Instituto de Investigación británico, la cifra en lo que va de ocupación hasta enero de este año, es de un Millón de muertos civiles. Esto se traduce en un promedio de 200 mil muertos por año, es decir 6 veces más que las cifras oficiales de la ONU. Estos números avalan otro estudio, serio y fidedigno, de la prestigiosa Universidad Johns Hopkins de Baltimore publicados por la famosa revista medica británica The Lancet, que hace un año atrás contaba en 700 mil los muertos civiles vinculados directamente con la Ocupación Estadounidense en Irak. El aparataje de la Casa Blanca estadounidense rápidamente se movió para descalificar los estudios tratando de quitarles peso científico. “No lo considero un informe creíble” fueron las palabras del presidente George W. Bush. ¿Qué otra cosa puede decir el hombre? Porque al hablar de un millón de muertos estamos hablando de Genocidio. Es decir, la eliminación física de aquellos que no piensan como usted señor Bush.

Pero hay algo que no se puede alterar, en los dos estudios la tasa de mortalidad pre invasión es la misma y las líneas ascendentes en la tasa post invasión son idénticas. Con esto el estudio de ORB avaló al de Johns Hopkins.

Preocupante es la actitud de la ONU con estos números desinformadores y ridículos, tratándole de bajar el perfil al conflicto uno puede cuestionar la razón que lleva a una Organización de “todos” a justificar, esconder, minimizar, desinformar o avalar las cifras de muertes reales. La OMS, Organización Mundial de la Salud, junto con el Ministerio de Salud iraquí daban el año pasado cifras un poco superiores a la ONU, 45 mil muertos por año. Bien lejos, a su vez, de las cifras reales.

Uno puede entender que se cometan “errores” en leer estadísticas y números,  bajándo el número de muertos para desviar el foco de atención a lo realmente inquietante de la operación “Paz para Irak”: En cinco años de ocupación no se encontraron nunca armas químicas, que fue lo que iban a buscar en un primer momento. La paz jamás llegó, cinco años de guerra civil lo demuestran. Tres soldados estadounidenses vuelven a su patria, cada día del año, dentro de una bolsa de plástico, van cinco mil desde el inicio. Quinientos civiles iraquíes  ajenos al espíritu demócrata y de la fe judeocristiana mueren cada día de ocupación, esto se traduce en el 3% de la población muerta, debido al significado demencial de la “Paz” en estos cinco años de Horror.

Como dato, para estudios posteriores, en 35 años de dictadura de Sadam los muertos no llegaron al millón, no se entienda esto como una justificación a las atrocidades del régimen de Sadam, es solo una lectura para colocar las cosas en su justa perspectiva. No se puede llevar la Paz a un país y matarle el 3% de la población en cinco años. Lo peor es que no se ve ni un atisbo de parar las muertes o lograr un entendimiento entre las diferentes etnias que conforman Irak. Cuan cierto es aquello de que se sabe cuando comienza una guerra pero nadie sabe cuando acaba.

Estos cinco años de ocupación le han costado a los estadounidenses tres Billones de dólares. Hillary Clinton comparó esta cifra con los dólares necesarios para asegurar la salud de 47 millones de estadounidenses desamparados, además de proveer guarderías infantiles para cada niño, además resolver la crisis habitacional (hoy de moda) y darle a cada estudiante en EE.UU. derecho a estudiar en la Universidad. Grandes y hartas cosas se pueden hacer con una cifra tan abultada que no caben los ceros en una hoja de cuaderno. Para darse cuanta del despilfarro, en un solo día EE.UU. gasta 500 millones de dólares en esta búsqueda de la “Paz”.

Hace años atrás existía la creencia de que para activar una economía maltrecha lo mejor era inventarse una Guerra, para dar un empujón a la Industria, crear fuentes de trabajo, unir a los ciudadanos en torno a un ideal común bajo la misma bandera, para de ese modo desviar la atención de la gente.

Esta visión de guerra generadora de riquezas hoy esta acabada, Galtieri y su fracaso en Las Malvinas con el posterior encarcelamiento del dictador argentino es una muestra del arma de doble filo que puede ser tratar de evitar que se evalúen comportamientos gubernamentales poco éticos desinformando a la opinión pública con pildoritas nacionalistas. Echar la culpa a los etarras en el atentado de Atocha es otro ejemplo de cómo puede costar caro desestimar la inteligencia de la gente, sino pregúntenle a Aznar.

Nadie, hoy, critica el comportamiento errado de Bush el 11-9, nadie critica la famosa persecución en Afganistán de Osama sin ningún resultado. Nadie plantea el robo de los barriles de petróleo que realizan todos los días empresas del señor Bush, nadie lo plantea por que a nadie le preocupa, por el momento.

El giro de la economía mundial hacia el Este, con China como protagonista es un proceso histórico que se estudiara en algunos años más. Así como se estudia, hoy, la perdida de la hegemonía europea en manos de EE.UU. Producto de una confrontación “generadora de riquezas” como fue la Segunda Guerra Mundial, en 1945.  Estados Unidos tomó el control de la economía mundial para medio siglo después perderlo por un inepto en su presidencia. Quizás esto es lo bonito de la democracia, todos los pueblos tienen el derecho de elegir a sus gobernantes para que sean estos los que los lleven a la Gloria o al Fracaso, es buena esta alternancia en los ejes del poder en un prisma Universal.

Este costo final, para una nación como Estados Unidos, no puede ser medido en dólares o muertes. Debe ser medido en el costo implícito que debe acarrear cada ciudadano estadounidense para pagar los excesos de la administración Bush. Costos que serán evaluados, en definitiva, en el grado de riqueza perdido o el grado de pobreza adquirido por cada persona.

Es bueno revisar este artículo, escrito en Agosto de 2007:

https://gonzalofontanes.wordpress.com/2007/08/06/biodiesel-versus-alimentos/

Uribe, Derecho a la Anarquía.

uribe.jpg

 

La palabra país es el principal sinónimo de estado nacional. La palabra país representa un área geográfica y una entidad políticamente independiente con su propio gobierno, administración y leyes. Un país tiene una Constitución, que fija los límites y define las relaciones entre los poderes del Estado y de estos con sus ciudadanos. Un país tiene policías para velar por el orden público y seguridad ciudadana. Un país tiene fuerzas armadas, para sostener los lineamientos de política exterior de su territorio y ser el principal medio de la defensa nacional. Todos estos elementos, cohabitan entre si para que un grupo de personas y entidades vivan en armonía dentro de su territorio, respetando al vecino de al lado, que debería regirse por premisas similares.

Cuando el vecino entra por la fuerza: Invade.

Hace esto para asaltar, acometer, asediar, asesinar, atacar, conquistar, dominar, entrar, irrumpir, ocupar, penetrar, robar, saquear, tomar, vencer o violentar. Siempre el agresor justificará sus actos bajo la excusa de buscar la concordia, la defensa, la igualdad, la justicia, la jurisprudencia, la paz, la probidad o la razón. Todo justificado en nombre de la Democracia, la Libertad y la Ley.

En el campo del Derecho político, la Nación Política es el titular de la soberanía cuyo ejercicio afecta a la implantación de las normas fundamentales que regirán el funcionamiento del Estado. Es decir, aquellas que están en la cúspide del ordenamiento jurídico y de las cuales emanan todas las demás. Soberanía es el ejercicio de la autoridad soberana que reside en el pueblo y que se ejerce a través de los poderes públicos de acuerdo con su propia voluntad y sin la influencia de elementos extraños.

Utilizar argumentos semánticos ambiguos para justificar transgresiones territoriales que tienen como último fin asesinar personas, no tiene excusa dentro de un marco legal constitucional. Un país que carece de ética, entendiendo esta misma como el conjunto de normas morales que regulan cualquier relación o conducta, carece de honradez. Un país honrado se ajusta a derecho, pide la extradición de las personas que considere antisociales y mediante los debidos procesos diplomáticos consigue sus requerimientos. El no hacer las cosas siguiendo leyes internacionales nos lleva a la Anarquía.

Todos los días vemos en el Cine películas donde estos héroes anglosajones van a asesinar narcotraficantes, guerrilleros o comunistas a países tercermundistas. Nos libran del Mal siendo ellos mismos los jueces, los jurados y los verdugos. Cuando esta realidad cinematográfica se convierte en pan nuestro de cada día cabe preguntarse donde esta la voz de la ONU, la de la OEA o cualquier otra entidad que proteja la Soberanía de una Nación?

Se leen en los diferentes medios, de comunicación, las palabras de apoyo al gobierno de Uribe, lo bien que lo hizo y tanto dolor que sufrió al dar la orden. También leemos, como el buen Álvaro, se quedó despierto toda la noche para seguir los acontecimientos In Situ. Medios que desinforman sin dar la única lectura al atentado en cuestión: El gobierno colombiano, hoy, tiene la infinita impunidad para invadir Ecuador cuando y como se le dé la gana.

Servicio Militar Obligatorio

Constitución política de la republica de Chile. Artículo 22. Todo habitante de la República debe respeto a Chile y a sus emblemas nacionales. Los chilenos tienen el deber fundamental de honrar a la patria, de defender su soberanía y de contribuir a preservar la seguridad nacional y los valores esenciales de la tradición chilena. El servicio militar y demás cargas personales que imponga la ley son obligatorios en los términos y formas que ésta determine. Los chilenos en estado de cargar armas deberán hallarse inscritos en los Registros Militares, si no están legalmente exceptuados. 

Antes de empezar a detallar estos preceptos constitucionales debo acotar algo. Los grandes generales como Napoleón, Patton o Rommel siempre nos dicen que antes de enfrentar a cualquier enemigo se investiga la vida del general a derrotar y sus batallas realizadas. Algo parecido a los entrenadores de football cuando ven los videos de los equipos rivales. Esto nos da un grado de conocimiento del rival de turno, tanto donde pueden estar sus flaquezas como donde están sus grandezas. La guerra de las Malvinas o Falklands (depende como se mire) nos dejo una gran variedad de enseñanzas para nuestros pueblos sureños: La primera es no confiar en EE.UU. Se demostró que brindó todo el apoyo a sus aliados británicos, dejando a la Argentina en total desamparo. Segundo, los oficiales del ejercito argentino demostraron su total cobardía mandando a soldados recién reclutados a pelear por ellos. A lo mas se divisó un subteniente (jugando con un pinguino) en las trincheras gélidas de las Islas a defender. Tercero, y mas importante, un soldado recién reclutado (sacado del colegio hace un mes) no tiene ningún chance contra un Gurka. 

argentine_pows_port_stanley-guerra-malvinas1.jpg

Revisando esta historia reciente, como lo haría cualquier general, se entiende que no hay justificación de mandar a niños, o panaderos, a realizar trabajos de soldados. Salvo que estos soldados estén tan asustados que necesiten ese reemplazo. Sin embargo, ¿Se puede justificar que un soldado se asuste? Creo que no, por algo le pagan (toda su vida) para defender el territorio nacional. 

Analizando el articulo 22 leemos esto: Los chilenos tienen el deber fundamental de honrar a la patria, de defender su soberanía y de contribuir a preservar la seguridad nacional y los valores esenciales de la tradición chilena. Es decir los chilenos tenemos que alzar las armas para que el ejercito descanse o se dedique a desfilar los días patrios? Para eso les pagan? Ya vimos en la guerra de nuestros vecinos que para tener un ejercito de niños es mejor no tenerlo. Para tener oficiales que solo les guste lo fácil es mejor no tenerlos. Mejor es tener personas, mujeres y hombres, que les guste la vida militar y sean profesionales en lo suyo, esto es las armas para matar cuando corresponda, y a quien corresponda.

Ustedes, señores militares, apróntense a recibir Gurkas dopados en esas guerras por venir. Al resto de los ciudadanos déjennos tranquilos en nuestras cosas civiles, sin tener que cumplir por obligación un servicio militar que sabemos no servirá para nada constructivo, ni destructivo que quizás es peor. Dennos la oportunidad de demostrar nuestro amor patrio con elementos mas creativos que el realizarle el trabajo a perezosos y cobardes oficiales de un ejercito amateur.

Esperemos el día que este ejercito se profesionalice y de ser necesario, de faltar gente, salga a buscar mercenarios por ahí, fuera de nuestras fronteras o aulas de clases. Observando las enseñanzas que nos deja la historia vemos lo obsoleto de plantear batallas en guerras de trincheras (como en 1914) hoy, un siglo después, las batallas son de alta tecnología, que requieren personal altamente calificado. Ya no importa el número de hombres o mujeres en los campos de batalla, lo relevante es el adiestramiento y profesionalismo del soldado que tenga en sus manos el poder destructivo con solo apretar un botón.

 

Biodiesel versus Alimentos

marine.jpg

Generalmente cuando George W. Bush tiene una idea en su cerebro inmaculado, la humanidad se pone en guardia. La experiencia indica que detrás de ella siempre hay un propósito oculto.

Ahora su preocupación se ha volcado al reemplazo ecológico del petróleo, extraño si pensamos que es un hombre Tejano. Siendo Texas un Estado petrolero asombra que su líder encabece el movimiento por la erradicación de su mayor fuente de ingresos. A pesar de que el petróleo Tejano ha creado enormes fortunas durante el siglo XX, la producción en barriles de este Estado es insignificante comparada con algún miembro de la OPEP. Más insignificante es aún comparada con el enorme crecimiento en la demanda del uso energético en todo el mundo. Es lógico pensar entonces, que exista una preocupación por desarrollar nuevas formas de energía más apetitosas para los barones del petróleo tejano.

El propósito de este intento de terminar con el monopolio del Petróleo, es el reemplazo del Poder. Encubierto como una cruzada ecológica, esta acción más que un despropósito es un crimen de lesa humanidad.

Sería más prudente darle mayor relevancia a los proyectos con energía solar, eólica, mareomotriz, geotérmica, azul, etc. Estas energías renovables podrían llamarse de algún modo ecológicas, ya que la energía en sí misma nunca es un bien para el consumo final sino un bien intermedio para satisfacer otras necesidades en la producción de bienes y servicios. Ahí entramos en lo comentado anteriormente, al producir Biodiesel con Maíz (Choclo, Mazorca) deja a los EE.UU. en una muy buena forma; les sobra terreno para producirlo, 4.1 millones de hectáreas de maíz y trigo se destinan hoy a la producción de Etanol y tienen toda la maquinaria necesaria para plantarlo y sacarlo. Otro beneficio, aparte del aumento de ventas del amigo John Deere, es la mano de obra, gente trabajando en el campo es lo que necesita EE.UU., 147.000 personas trabajan hoy en los campos norteamericanos. No olvidemos que la producción de trigo fue lo que les sacó de las tinieblas después del crack bursátil, en 1929. Otra ventaja de tener una alternativa al Petróleo es que pueden levantar la voz y mandar a la cresta a los árabes y más que todo a Chávez. Puras ventajas para el señor Bush y amigos.

Lo malo, para el resto de nosotros, es el aumento de precios que traerá el tener que transportarse con maíz. Hoy la producción de Biodisel es de 10 mil millones de galones, para el 2010 se estiman 25 mil millones de galones, al empezar una alternativa real al petróleo no hay que ser brujo para pronosticar que los productores de maíz pondrán su precio un 25% mas bajo que el petróleo para que sea mas beneficioso al comprador y ganen mas que vendiéndolo para hacer harina, obvio, lo malo que esto se traducirá en pagar 10 veces mas por quintal de harina, o litro de aceite o maicena o cualquier otro derivado.

Dejando de lado el tema moral y ético que significa transportarse con barras de pan, en circunstancias que ¾ partes de la humanidad se muere de hambre, es bueno pensar que harán nuestras economías para adecuarse a los nuevos tiempos. Al empezar esta vorágine por plantar (en Asia ya se están talando todos los bosques para plantar maíz) comenzaran a erosionarse los terrenos sin hablar de los árboles que perderemos para ayudar a este proyecto “ecológico”. Nosotros, que no contamos con las grandes pampas, ni las llanuras, ni los tractores, ni maquinarias sofisticadas que se utilizan en la plantación, recolección y acopio del trigo, vamos a depender del exterior, igual que siempre, pero esta vez jugando con la inevitable alza de precios en nuestros alimentos. Preocupante ya que Chile es el mayor consumidor de pan en el mundo.

Rudolf Diesel ya en el siglo XIX recibió del Instituto de Ingenieros Mecánicos, de Francia, la Orden del Mérito por sus investigaciones y desarrollo de motores que utilizaban como energía aceite de cacahuete (Maní). En la Feria Universal de 1900, en París, se presentó el Motor Diesel como el primer motor con “biocombustible”: aceite de Palma 100% puro, o con aceite de coco, etcétera. Posteriormente, debido al alto costo de los aceites vegetales,  el motor diesel empezo a utilizar una energía mucho mas barata y abundante en esa época: El Petróleo. Hace mas de un siglo que existe el termino “biocombustible” y hace mas de un siglo se rechazo su utilización masiva. El retorno del biocombustible se debe a que hoy resulta más barato que el petróleo, sin embargo, cualquier energía es más barata que este combustible que necesita movilizar grandes contingentes de soldados norteamericanos para asegurar los precios y la producción. Según cálculos de la oficina de presupuestos del Congreso de EE.UU., los contribuyentes estadounidenses terminaran desembolsando este año 1 Billón de dólares, para mantener sus soldados custodiando los tan preciados Pozos.

A este costo hay que agregar la vida regalada de los emires de Medio Oriente, y la vida inmarcesible de los jóvenes marines que cada día son retornados en bolsas plásticas (ya van 4.200). Los civiles árabes que mueren en la lucha independendista no cuentan porque se consideran “terroristas”.