Archivo de la etiqueta: Cultura

Diálogo de exiliados, 1975

“Diálogo de exiliados”  (Dialogue d’exilés), 1975, es el ejemplo del trato que da este país a sus artistas. País que apenas conoce al director de cine y menos ha dado la posibilidad de exhibir su obra.

“Palomita blanca”, 1973, es quizás la única película  que podría escapar a este breve análisis.

Para mí, Diálogo de exiliados, es un buen ejemplo porque “solo” demoró tres décadas en ser exhibida en suelo chileno, suelo que es conocido internacionalmente por “proteger” los pies que lo pisan.

Buen ejemplo porque fue censurada por el stablishment chilenito tanto en su vertiente derechista (durante el periodo de nuestro propio generalísimo) como izquierdista (durante el periodo del arcoíris), una genialidad surrealista. A nadie le gusto. Ayer por supuesto, hoy todos aman la película, al director y sus otras obras, por supuesto.

No soy hombre de contar las películas prefiero invitar a verlas, que debería ser la premisa de cualquier persona que le guste el Cine. Pero es necesario presentar un par de ideas de la misma, una pincelada.

Los chilenitos presentados en esa Francia  de 1974 son el fiel reflejo de los chilenos de hoy. Chilenos que no son capaces de ponerse de acuerdo en nada. Chilenos arribistas que esconden sus orígenes en el exterior. Esos mismos que llegan y continúan hablando como Amaro (el lector de noticias de TVN) sin perder el acento extranjero que puede ser alemán, español, francés, inglés, etc., dos décadas después de seguir viviendo en Chile. Los mismos que para cambiar una ampolleta necesitan hacer una asamblea para ver el mejor modo de llevarlo a cabo. Los mismos que  añorarán su cazuela de ave en Moscú o los dulces de Curacaví en París.

Esos mismos compatriotas  tan listos que roban en Suecia tanto que pasaron a ser parte del folclor sueco, no olvidemos los avisitos en los supermercados que informan que los dejen robar porque es parte de su “cultura”. La viveza del chilenito.

Esos chilenitos, todos nosotros, con ancestros anglosajones o hispánicos que nos desmarcan del vecino porque tenemos un abuelo con título nobiliario como marqués, conde o los Von alemanes que permiten llevar un apellido con más orgullo. O su variante pequeño burguesa, con un abuelo no nacido por aquí, que permite usar  pasaporte de la comunidad europea. Todos medios válidos para ser un chileno de “paso”.

Todo estos chilenitos nos presenta Raúl, o Raoul en francés, Ruiz en su película. Película denostada en su tiempo por ser demasiado “superficial” para algunos o demasiado “comunista” para otros.  Cosas de la crítica.

En definitiva Ruiz nos presenta unos  chilenitos más preocupados de obtener fama y dinero que velar por sus compatriotas.

Como post scriptum es bueno recalcar la llegada del cuerpo del cineasta a su terruño, terruño que lo acoge en días con gobierno de derecha y lleno de huelgas e incertidumbre algo parecido al mismo Chile que lo pateó en 1973.

Viva Chile o Chili.

Links de interés:

Ficha técnica: http://www.imdb.com/title/tt0071427/

Artículo: http://www.margencero.com/articulos/articulos2/raul_ruiz.htm

Biografía: http://es.wikipedia.org/wiki/Ra%C3%BAl_Ruiz

Anuncios

Reseña a los Críticos de Arte

La crítica de arte tiene como estructura fundamental el conocimiento histórico que posea el crítico así como su sensibilidad para percibir lo que ve. Con unas gotas de estudios gramaticales, como la antesala para crear una  receta y deleitarse con un buen plato, tendríamos que obtener una crítica bien hecha.

El problema comienza cuando esta premisa del buen crítico se ve “aderezada” por las necesidades geopolíticas, económicas o sociales, que tengan a bien sopesar  las personas dedicadas a este noble oficio.

Aquí caemos en la “Critica Desinformativa”, invariablemente, que nos deja como resultado final un escrito insulso, sin fuerza, carácter o lección. Para que exista desinformación es necesaria una intención. Sin intención de desinformar no hay desinformación.¿Para qué? En el contexto artístico, para justificar artistas, y obras, bajo saleros chauvinistas como compadrazgos, afiliación política, modas pasajeras o, peor aún, cumplir órdenes editoriales.

La “Crítica Desinformativa” tiene a la crítica de arte, y sus críticos, al borde de la desaparición y en el último escalafón del Mundo del Arte. Al perder tiempo, o letras, en estas metas a cumplir se olvidan los críticos desinformativos de la memoria histórica tan importante para juzgar cualquier cosa en este mundo nuestro. Esta carencia de método para efectuar una crítica, relega a los artistas que no son amigos del crítico, o del jefe del mismo, a un estadio de desesperanza y aislamiento.  Llenar esta olla de olvidos con una sola cucharada de mezquindad ha sido la receta de este plato, donde los comensales muestran más ansias de chupar la teta del poder rápidamente que darse el tiempo de apreciar la mesa, el mantel o la selección de vinos.

El perder un artista así como instaurar en la gente la idea de perpetuidad de la palabra “elite”, nos cierra la posibilidad de traer actores y espectadores a esta tragicomedia. Esta crónica de una muerte anunciada retrocede, levemente, al llegar a la Galería una horda no invitada por nadie. El precipicio se aleja.

Hoy vivimos una revolución en el mundo del arte, la llegada del Internet y su posterior masificación, comenzando el siglo XXI, abrieron las puertas a otras voces, y manos, que pavimentan el camino al cambio. Escondidos, secuestrados, mutilados, abortados o borrados por la elite antecesora estos parias del sistema lograron sacar la voz y darnos las directrices a seguir.

Directriz que nos presenta un mercado del arte ligado a lavados de dineros o especulación financiera más que propuestas culturales. Directriz que nos abre los ojos, por décadas cerradas, presentándonos la triste realidad: un mercado del arte lleno de personajes mediocres.

Asolapándose en cuartuchos de Ministerios de Cultura, están los funcionarios públicos custodios de las arcas gubernamentales de la que chuparan cobrando comisiones a sus amigos “artistas”.  Artistas carentes de todo talento que no sea el del buen manejo social y del tráfico de influencias. Guarecidos tras sus canales televisivos periodistas, más preocupados de engullir rápidamente canapés (antes que se acaben) en inauguraciones de Exposiciones sin interés, fomentan la desidia, con comentarios más futbolísticos que artísticos, colocando notas a los artistas o hablando de la vestimenta de los mismos. Los críticos en revistas de arte tienen que hablar bien de sus patrocinadores, que son los que pagan la publicidad de sus hojas y los que finalmente les dan de comer.

Todo esto sale a la luz con la llegada de esta horda, engendrada con seres callados desde el paleolítico de la crítica de arte, que aportan dos elementos  fundamentales, uno es el relevo generacional que da tiraje a esta chimenea cultural tan envejecida y estática. El otro es el cambio de rumbo, obligado, que deberán ejercer los diferentes medios de comunicación para no perder espectadores o lectores. Estas son las nuevas armas en esta revolución del modo de ver, hablar o criticar arte. Presentará en escena artistas, de la mano con nuevos críticos, con propuestas que marginaran a los mediocres. Nos llevará a un nuevo elitismo, el elitismo de la creatividad y del talento. El elitismo que nunca debimos perder u olvidar. Todo esto cautelado por el mejor jurado de todos: la gente de cualquier parte.

Claro que la llegada de estos nuevos críticos virtuales nos trae la contradicción, cualquiera hoy puede opinar como cualquiera presenta sus obras al mundo. Cualquiera. Creo, sin embargo, mejor esto que lo anterior. Será el público el jurado encargado de culpar o alabar esta crítica democrática. Con un abanico de ofertas es fácil crear interés en la gente, el interés se traducirá en hablar más de arte y verlo que debería ser, en definitiva, el propósito de cualquier persona que ame el arte.

Immanuel Kant da las pautas a seguir en “Critica del Juicio” con la frase: “el método critico suspende el juicio…”. Pero aquí se tiende a olvidar lo que sigue del análisis: “…con la esperanza de alcanzarlo”. Este olvido, comparable a la ironía socrática: “yo solo sé que nada se…” omitiendo siempre “… pero aun supero a la mayoría que ni siquiera sabe esto”, desvirtúa la premisa inicial. Judith Butler reflexiona en “Qué es la Crítica”: “la crítica excede la suspensión del juicio y  precisamente en esa suspensión del juicio la crítica no retorna al juicio, sino que inaugura una nueva práctica”.

Se crean dos figuras: la anulación y  la reinvención, que  corresponden a la contradicción del bien o del mal bajo parámetros subjetivos, como es el juzgar obras de arte bajo una mirada personal. Contradicción que podría llevar al sumun de la idiotez, o atrevimiento, al tratar de traducir en palabras escritas lo planteado bajo un idioma de formas visuales, por otro autor. En esta simbiosis artista/critico – obra/crítica se puede analizar el nexo entre cada uno y la total dependencia que tiene cada cual del otro. No es posible la aparición y evolución de alguno sin el otro.

Fue necesaria la total destrucción de la crítica de arte, por las manos asesinas de sus críticos institucionales, para llegar a este estadio de renovación de ideas, que abrirá las puertas de los artistas que demuestren talento.

Acá uno de los mayores listados de blogs de arte en castellano: https://arteyartistas.wordpress.com/blogs-de-arte/

Vincent Mauger

Vincent Mauger, sans titre, bois, mélaminé, 2006
Vincent Mauger, sans titre, plaques de mélaminé, 2006
Vincent Mauger, sans titre, tubes PVC, 2007
Vincent Mauger, sans titre, parpaings, 2009
Vincent Mauger, sans titre, parpaings, 2009

Vincent Mauger es un joven escultor francés, nacido en Nantes 1976, que trabaja con materiales de construcción. Crea sus obras usando elementos como la madera, el ladrillo o el papel. Esto sirve para jugar con esa idea de obra/escultura/maqueta que queda al rodear el trabajo viéndolo desde todos los ángulos.

http://www.nantes.fr/culture/actualites-culturelles/2009/estuaire-2009-nantes-saint-nazaire/vincent-mauger.html

Jaime Bayly en NTN24 / No escupas al cielo

Jaimito jamás ha sido santo de mi devoción, algunas veces me divierte otras me aburre pero anoche me dejo perplejo. Debo confesar este jaque baylyniano, no puedo concretar en mi cabeza si esta burlándose de todos o simplemente pasó a ser otro títere de esos hombres del poder.

El periodista peruano Jaime Bayly debutó en la televisión colombiana este mes de noviembre, ante su abrupta salida del canal Mega TV (Miami), por quejarse en cámara de lo poco que le pagaban.

Tenía ganas de ver un poco de irreverencia, polémica, ironía y todas esas acciones anti establishment que nos dejan un buen sabor.  Sintonicé el canal NTN24 y esperé el comienzo de “Bayly” a las 10 de la noche (hora de Bogotá) ayer jueves 19 de noviembre de 2009. Perplejo quedé de ver este hombre dedicarse a criticar una sola cara de la moneda, está bien tirarse en picada contra Chávez pero creo necesario argumentar un poco más la crítica, de una manera más inteligente sin palabras que pueden ser usadas de la misma manera de forma contraria. Escupiendo al cielo… Me explico…

Criticó la gordura del presidente venezolano, Jaimito mírate al espejo para darte cuenta que mejor te quedas callado en esos terrenos de gimnasios y dietas. Criticó el odio acérrimo salido de la boquita chillona del venezolano. La única diferencia con tus propias palabras Jaime, es la forma pausada de las mismas pero escupen la misma virulencia y mala leche. Criticó al canciller venezolano Nicolás Maduro por tener un lapsus confundiendo nombres y quedándose callado.

Jaimito, perdiste tu calma habitual cuando te sorprendimos gritando “cambien la imagen” en ese intento de mostrar un video censurado de Enrique Iglesias. Nunca vimos la imagen de un Iglesias masturbándose, perdimos la ocasión tan buscada por ti de ver lo sacro con lo profano unidos por la mano del hombre, sin duda merecía que perdieras los estribos.

En este punto lo único rescatable del programa: cuando Bayly acusa a su nuevo canal de censurarlo. Miento, otro momento sublime fue ver al hermano del presidente ecuatoriano Rafael Correa proponer el uso de “tusas” (corontas, choclos o mazorcas) para detener diarreas, algo mágico. Le sacaste buen partido Jaimito.

Bayly perdió demasiado tiempo en presentar unos mandatarios colombianos buenos y su contraparte venezolana como los malos de la película, no se puede jugar tanto de “local”. El hombre sabemos recibe su sueldo de un canal colombiano esto amerita un poco de tranquilidad y distancia a la hora de relatar el partido. Siempre buscándole la justificación al director técnico hace muy poco probable que el equipo mejore en algo. No creo que Colombia ni su presidente necesiten más ayuda mediática desde adentro. Todo lo contrario.

Relax Jaimito, no hay que mostrar tanto las ganas de recibir un aumento de sueldo, por ahí te dan una patada y terminas en el canal vecino, Venezolana de Televisión.

David Manzur

grafica1-4.jpg

“Todo lo que han escrito los escritores sobre los grandes pintores de la historia no coincide en nada con lo que los pintores quisieron hacer. Toda esa terminología maravillosa, esas explicaciones filosóficas que contribuyeron a hacer interesantes a los artistas, puedo asegurarte que nada tenían que ver con el camino por donde ellos iban. Tú me quieres sacar la verdad mía, pero la verdad mía falla puesta en mis propias palabras, yo no la puedo poner sino en términos visuales… Tú podrías hacer todo esto sin hablar conmigo”. David Manzur a Oscar Torres, en Revista Cromos No.3991, julio 25 de 1994. 

David Manzur (Neira, Colombia, 1929) es un hombre de pocas palabras, pocos temas y poco color. Sin embargo toda esta carencia la contrarresta con mucha técnica. Sus temas recurrentes, en 60 años de producción, son  los San Sebastián, los Notarios, los San Jorge, las Santa Teresa, Los Caballos y Las Mandolinas; circunvalando todos estos personajes están Las Moscas, que es su sello personal, presentes casi siempre.

 

                           mandft2x1.jpg  grafica2-4.jpg  mand256.jpg

David es un hombre universal, el mas internacional de todos los colombianos, mas que Botero incluso. Tiene la ventaja de haber vivido de niño en África, Las Canarias, América y Europa, esto crea una diferencia al compararse con el resto.  Por generación y por su cercanía con Naum Gabo, a David se le considera Constructivista, para mi es mas bien Vanguardista.

 

         mand4115.jpg  grafica4-4.jpg  david_manzur.jpg

 

Avant-garde es una palabra militar francesa que designa a la primera línea de un batallón, la que presentará el combate en primera instancia. Aplicando el termino en parámetros artísticos Avant-garde, o Vanguardia en castellano, es el frente de batalla de la creación, en que de una manera radical se peleará con tendencias anteriores. Esta pelea Manzur no la da de una manera metafórica, todo lo contrario, plantea sus guerreros con espada o lanzas guerreando contra dragones, toros o criticos de arte.  

                  

                                    grafica3-4.jpg  mandrved2.jpg  mand3541.jpg 

http://www.colarte.com/colarte/conspintores.asp?idartista=28

http://arteyartistas.wordpress.com