About

Pienso, por lo tanto existo.

 

Pero enseguida advertí que mientras de este modo quería pensar que todo era falso, era necesario que yo, quien lo pensaba, fuese algo. Y notando que esta verdad: yo pienso, por lo tanto soy era tan firme y cierta, que no podían quebrantarla ni las más extravagantes suposiciones de los escépticos, juzgué que podía admitirla, sin escrúpulo, como el primer principio de la filosofía que estaba buscando.

René Descartes / Discurso del método (1637).

Por los Ojos de Gonzalo Fontanés

A %d blogueros les gusta esto: