Barak Obama: “Yes, we can”

 

 

“Si, podemos”, son las palabras principales de la canción de Bob el constructor, el personaje animado del canal infantil Discovery Kids. Ese es el slogan escogido por los asesores de Obama para enfrentarse con el poder de los Clinton en esas primarias demócratas, para escoger el candidato que los represente en las elecciones para ser el nuevo inquilino de esa Casa Blanca estadounidense, el 20 de enero de 2009.

 

Resultó el estribillo, el Senador Obama ganó con clara ventaja a su bella contrincante y se convirtió en el primer hombre de raza negra  en tener una real oportunidad de ser electo presidente. El partido demócrata jugó sus cartas de una forma brillante, presentó dos candidatos que nos reflejan el cambio que necesita un país triste y cansado. O instalaba a una mujer por primera vez o introducía el color negro en esa Casa Blanca inmaculada, con cualquier de los dos se hace una campaña confrontacional de cambio extremo.

 

La elección de Obama como candidato único, nos hizo pensar que el criterio contra los republicanos y su candidato el Senador John Sidney McCain III, nacido en Coco Solo (Base Naval estadounidense en Panamá), sería la carta del cambio. Un cambio de visión, un giro más hacia la gente y sus necesidades contra la actual política interna de Bush, que es dirigida a las necesidades de las Empresas, suyas o de sus amigos.

 

Sorprende el cambio aplicado por Obama, desde el cuatro de julio. El cambio es un giro hacia la derecha de su discurso inicial y una posición más conservadora que busca “conquistar” a los electores situados al centro del espectro político. En vez de buscar el cambio en la Nación del Norte, cambió él. Sorprende el error para juzgar los electores. El ir por el voto de centro no implica que los que lo siguieron hasta ayer vayan a quedarse con la primera intención, todo lo contrario, esas personas se sentirán terriblemente defraudadas por este “lobo” disfrazado de oveja.

 

El cambio en el discurso de ayer a hoy:

 

Ayer: En contra de la reglamentación de la Corte Suprema para aplicar la pena de muerte en casos que no se cometan asesinatos. Hoy: A favor.

 

Ayer: En contra de la decisión de la Corte Suprema de permitir a sus ciudadanos portar armas, aunque no pertenezcan a una agrupación de Defensa. Hoy: A favor.

 

Ayer: En contra de la moción del gobierno de Bush de no penalizar a las compañías de teléfonos que realizaron grabaciones ilegales de conversaciones privadas. Hoy: A favor.

 

Ayer: En contra de mantener soldados en Irak. Hoy: A favor.

 

El error del joven Obama es haber perdido la paciencia y la fe en si mismo, su error es no haberse percatado que la mejor jugada era esperar que su contrincante se equivocara, colocándose él en la necesidad de ir por los votos liberales. Esa era su baza, manteniendo la idea de un “cambio” sin hablar más y esperar.

 

Hoy la imagen de un  presidente con ideas nuevas e innovadoras queda en el olvido, de salir electo sólo será una clonación de ideas de su antecesor Bush, lo único que podrá cambiar es el tono de piel del interlocutor.

¿Vale la pena votar por alguien sólo por su color?

 

Eso sólo deja planteada una lucha étnica más que una lucha de ideas y procedimientos para conducir un país que cada día más se va al caño. God save America.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s