Sensenbrenner y la H.R. 4437

jamessensenbrenner1.jpg

 

 

La Ley para el control de la inmigración, el antiterrorismo y la protección de las fronteras de 2005, H.R. 4437, fue una iniciativa aprobada por la asamblea legislativa de Estados Unidos el 16 de diciembre de 2005 con 239 votos a favor y 182 en contra. También se conoce como proyecto de ley Sensenbrenner, pues su patrocinador en la cámara de representantes fue F. James Sensenbrenner. El proyecto se unió a la medida HR 4312 del congresista republicano de Nueva York, Peter King, quien preside el Comité de Seguridad Interna de la Cámara Baja. Este proyecto de ley, da cabida al procesamiento de grupos religiosos, organizaciones no lucrativas y proveedores de servicios que ofrecen ayuda a inmigrantes indocumentados. A ellos podrán presentárseles sanciones penales por ser “Buenos Samaritanos” al ofrecer atención médica de emergencia, servicios religiosos o incluso el llevar a alguien en su auto. Las medidas en la propuesta separan las familias mediante la deportación. Los inmigrantes indocumentados (estimados actualmente en 12 millones) se enfrentan a severas sanciones penales y a obstáculos permanentes para la residencia. Es más, los inmigrantes indocumentados estarán sujetos a la captura y a un proceso de deportación expedita, que viola el debido proceso legal de todo individuo. A los inmigrantes se les negaran derechos jurídicos en los tribunales para procurar la examinación de sus circunstancias especiales y la capacidad de apelación de las decisiones de un tribunal.  El proyecto contiene los siguientes estatutos, entre otros:

Requiere la construcción de 1,100 kilómetros de muros a lo largo de la frontera entre EE.UU. y México.

Requiere que el gobierno federal tome custodia legal de los extranjeros ilegales detenidos por autoridades locales. Esto terminaría la práctica de “arrestar y liberar”, en la cual en ocasiones oficiales federales indican a la ley local que liberen a extranjeros ilegales detenidos porque los recursos para investigarlos no están disponibles. También reembolsa los gastos generados por detener extranjeros ilegales a las agencias locales en los 29 condados a lo largo de la frontera.

Exige a los empleadores que verifiquen el estatus legal a través de medios electrónicos, que se irán implementando en varios años. También requiere que se envíen informes al Congreso por uno y dos años después de la implementación para asegurar que se está utilizando.

Elimina el programa Diversity Immigrant Visa, también conocida como Green Card Lottery.

Prohíbe fondos para agencias federales, estatales o locales que mantengan una política de refugio.

Requiere que todos los uniformes de la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos sean fabricados en los EE.UU. para evitar copias falsas.

Todos los ilegales deportados deberán pagar una multa por $3,000 dólares si están de acuerdo de irse voluntariamente. El tiempo establecido para partir voluntariamente es recortado a 60 días.

Todos los niños nacidos de inmigrantes ilegales en los Estados Unidos serán custodia del estado. Les será retirada la nacionalidad Americana, serán  deportados con sus padres a sus países de origen y además les negaran acceso a la educación, asistencia social y todo servicio medico.

Requiere al DHS que realice un estudio acerca del potencial para colocar un muro en la Frontera de EE.UU. y Canadá.

Reembolsa a los estados que ayuden a aplicar las leyes de inmigración.

Proveer casa a ilegales será considerado un crimen mayor y serán sujetos a no menos de 3 años en prisión, las personas que presten este servicio.

Incrementa las penalizaciones por emplear extranjeros ilegales a $7,500 dólares para ofensores de primera vez, $15,000 dólares para ofensores de segunda ocasión, y $40,000 dólares para todas las ofensas subsecuentes.

Niega aceptar inmigrantes de países que pospongan o se nieguen a aceptar a los ciudadanos del país extranjero que han sido deportados de los EE.UU.

La policía podrá reportar una persona a inmigración por solo una simple infracción de transito, o podrá detenerla por simplemente parecer inmigrante.

Esta política de discriminación y Apartheid esta hecha por un país que todos consideramos paladín en la búsqueda de los derechos humanos del hombre y ejemplo en el trato de los inmigrantes en el mundo. Estados Unidos, nación forjada por la inmigración europea, no ve con muy buenos ojos estos inmigrantes morochitos, provenientes de su patio trasero (Latinoamérica). El ver y tratar de diferente forma a un grupo étnico es considerado racismo, el apartar a este grupo étnico de la sociedad mediante muros y restricciones legales es considerado Apartheid. Lamentablemente la voz contra las injusticias raciales, en EE.UU. las han mantenido siempre los negros. Los latinoamericanos, grupo considerado por debajo de los negros en la escala social estadounidense, carecen de lideres que exijan sus derechos a viva voz. Sus representantes mediáticos son personas como el chileno Don Francisco y su programa televisivo Sábados Gigantes Internacional. Programas que presentan una imagen del latino alegre, picaro, ladino, un poco tonto y humilde. Latino que apenas conoce su idioma castellano y prefiere hablar el spanglish por considerarlo mas In. Latino que se deja avergonzar públicamente, con los chistes tontos de Don Francisco, para obtener unos pesitos mas. Latinos que en definitiva se olvidan de sus raíces por tratar de pertenecer a una sociedad que terminara humillándolos por su color de cabello o tono de piel, por mucho que ellos traten de hablar mas gringo el ingles que un Wasp. Si tuvieran noción del poder que podrían tener los 40 millones de hispanos que viven en EE.UU. (15% de la población), podrían elegir sus representantes y manejar sus vidas de una forma digna. Pero ahí están los programas televisivos y sus hombres ancla (pagados por los de arriba) para idiotizar las mentes y mantener el status quo.

Es bueno conocer un poco quien es este señor F. James Sensenbrenner, congresista republicano por el estado de Wisconsin, el es el vicepresidente del Comité de la Ciencia y el vicepresidente del Comité de la Judicatura, también es miembro del comité de la Casa sobre Seguridad de la Patria y pertenece a la religión Episcopalista. Es un congresista abiertamente racista, que en todos los programas de radio y televisión que se presenta, lo único que hace es hablar mal de los mexicanos y descargar su odio, minimizando a todos los países de Latinoamérica. Él ha tachado a todos los inmigrantes como ilegales y terroristas aun cuando su mayor riqueza viene de sus empresas situadas en toda América Latina.

Cualquier Latinoamericano con dos dedos de frente y auto respeto debería sentirse avergonzado de comprar productos del señor James Sensenbrenner, su conglomerado Kimberly Clark agrupa empresas con marcas como estas:

 

home_banner.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

viva_logo.jpg    19740_depends_fittedovrnigh.gifanti-viral-box.jpg

goodnites.jpg kotex.jpgnatural.jpg goodnite_jumbo.gifscott.jpg huggies_natrlcare_unscented.gif

 andrex.jpg kotex-nueva.jpgdepend.jpg poisepadsexplus_016.gif

kimbies_basico.jpg little.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s