Desinformación

images1.jpg

La censura es el uso del poder, por parte del Estado o de algún grupo influyente, para controlar la libertad de expresión. La libertad de expresión es el derecho de todo individuo a expresar sus ideas libremente, señalado en el artículo 19º de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.
En nuestra vida moderna, la censura consiste en cualquier intento de prohibir la información, los puntos de vista o formas de expresión como el arte. Difícil tarea esta la de censurar, el Internet contrarresta los intentos de los gobiernos a censurar lo que vean o lean sus conciudadanos, claro que en países como China se llega al extremo de prohibir páginas Web. En países como el nuestro, que no tienen las agallas de prohibir de manera tan directa y sin ningún tipo de complejo, como en China, se practica una censura mas hipócrita; acorde a la realidad nacional. Se crean Lobbys en las esferas del poder y se manipula la información de los diferentes medios de comunicación para crear la forma mas sutil de todas para censurar: la desinformación.

Para que exista desinformación es necesaria una intención. Sin intención de desinformar no hay desinformación. Podría haber desidia, falta de información, carencia, pero nunca desinformación. Una información truncada o insuficiente, si es resultado de un proceso intencional, es siempre deformadora. La desinformación se sirve de diversos procedimientos retóricos como la demonización, el esoterismo, la presuposición, el uso de falacias, la mentira, la omisión, la sobreinformación, la descontextualización, la generalización, la especificación, la analogía, la metáfora, el eufemismo, la desorganización del contenido y el uso del adjetivo disuasivo para silenciar o manipular la verdad.
¿Para qué? Un público desinformado, con una sola visión de las cosas, no cuestionará lo que le digan desde “Arriba”. Esta gente desinformada será, en definitiva, como arcilla en manos de las autoridades, de turno, que tengan a bien dar las pautas para amoldar el camino a seguir. Camino acotado con vallas morales y éticas para no desviarse del sendero y llegar hasta el fin, mas o menos como iban los Judíos caminando por Auschwitz hacia los crematorios, como corderitos sin chistar.
¿Cómo se hace? Con periódicos como Las Ultimas Noticias o programas televisivos como SQP, que llenan el 100% de su contenido con noticias de farándula y crean la necesidad en sus seguidores de saber que futbolista se acostó con cual modelo. Los seguidores, en cuestión, no tendrán acceso a ningún tipo de otra noticia que no sea de farándula o periodismo Rosa. Lo magistral de esta clase de intervención es que la masa responderá no tener ganas de saber nada mas y tener derecho a libre elección.  Los Británicos hace cien años ocuparon Hong Kong apaciguando los deseos independentistas de la población China con algo igual de dañino y adictivo que estas noticias rosas: El Opio.

Tener una cantidad de gente en estado catatónico es siempre beneficioso para la autoridad, sin embargo ¿qué clase de personas se pueden sentir orgullosos de dirigir, cada día mas, a corderitos? Esta estupidez colectiva en algún momento creará un fenómeno social que estallara en las manos de los dirigentes de turno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s