Intervención de teléfonos sin autorización

pillow-talk.jpg

Una pareja clásica del American Dream en los 50 y 60 eran Rock Hudson y Doris Day. Él: bello, masculino, trabajador, tierno, caballeroso, alegre, leal, sincero, respetable, honrado. Ella: bella, femenina, ama de casa, dulce, fiel pareja, hogareña, ingenua y quitada de bulla. Estos bellos seres representaban lo mejor de la cultura norteamericana de esa época, blancos, protestantes y americanos, nada mejor. Eran la Inocencia.
Su contraparte eran unos seres cejudos, desleales, gordos, groseros, amorales y guerreros. Eran los Soviéticos, adjetivados también Comunistas. Nada peor. Eran la Culpa.
EE.UU., con esta pareja que los representaba a todos, vendió la idea de nación libre preocupada de la Paz y la Igualdad en todo el mundo. A su vez nos vendió la idea de una Unión Soviética preocupada de hacer la guerra a todo el mundo y espiar hasta sus propios ciudadanos con un organismo de represión interna, la KGB.
La CIA seria, en las películas, la encargada de salvarnos de tan terrible Ogro y proteger a la humanidad de cualquier intento de cambiar el orden establecido. Sin embargo, por hababerse preocupado tanto de la Paz mundial, en los 50, dejaron indefensas sus propias ciudades. El Virus comunista empezo a infiltrarse en el centro de la nación.

Un hombre visualizo a tiempo esto y trato por todos los medios a su alcance de revertir la infección. Joseph Raymond McCarthy, senador por el estado de Wisconsin (1947 a 1957) fue el llamado por Dios a cumplir tan loable tarea. Tildó de comunista durante 6 años a todo ser que pensara diferente a él. Nada peor. Para realizar su tarea intervino teléfonos de sus propios paisanos, persiguió hasta las alcobas a estos desleales. Intervino cuentas bancarias, correos personales y hasta las cuentas de la luz. Acoso a estos “comunistas” en sus trabajos, hasta lograr que los despidieran o vetaran. El castigo llego incluso a los hijos de estos marginados, siendo acosados en las aulas escolares. Todo el pensamiento intelectual de esa época fue desalojado. Si pensamos en el desarrollo cinematográfico entre finales de los 50 y principios de los 60 nos damos cuenta de lo nulo que estaba, las películas se convirtieron en publicidad para el  gobierno. Los escritores, guionistas, o cualquier otro artistas tuvieron que dedicarse a trabajar en bancos o auto exiliarse para poder subsistir. Los más afortunados pudieron escribir bajo seudónimo,  los guiones de algunas películas que fueron financiadas, entre otros, por Rock Hudson, Kirk Douglas y Charlston Heston. Estas películas mantuvieron vivo el espíritu de discrepancia y creatividad.

McCarthy con su Caza de Brujas personal acuño en la enciclopedia un término nuevo hasta entonces: el McCarthismo.

Según Wikipedia: “McCarthismo: sinónimo de cualquier actividad gubernamental que los oponentes señalan como dirigida a suprimir puntos de vista políticos o sociales no favorables, a menudo limitando o suspendiendo derechos civiles alegando la necesidad de mantener la seguridad nacional.”

Gran logro el de este señor, no todos estamos llamados para acuñar términos en las enciclopedias mundiales por nuestros actos.

El fin del american dream y de sus representantes es de todos conocidos, Rock Hudson murió de SIDA, confesando su homosexualidad antes de finalizar sus días. Doris Day fue de todo menos una esposa fiel o de un solo hombre, esta hoy en dia dedicada a la defensa de los derechos de los animales. La CIA es tildada hoy igual que su contraparte soviética. Para muchos los EE.UU. no son el país preocupado de la Paz mundial, muy por el contrario. En definitiva la imagen país, hoy, es la misma de la ex Unión Soviética, ayer.
El gran Inquisidor McCarthy, empleo tales métodos para contrarrestar el comunismo que la KGB parecería una dulce doncella a su lado. Termino hospitalizado por alcoholismo crónico y murió a los 48 años victima de cirrosis y hepatitis, o quizás su muerte se debió a algún castigo divino. Nunca lo sabremos.

No deja de sorprender la aprobación del Senado estadounidense, por 60 votos a favor y 28 en contra, del proyecto ley, ratificado por la Cámara de representantes por 227 votos a favor y 183 en contra, que da poder a las agencias de inteligencia para escuchar conversaciones telefónicas sin autorización judicial. Esto con fecha 3 de agosto de 2007.
La fecha es correcta, en un principio pensé en algún error tipográfico que sumó 50 años (pensando en 1957), pero me equivoque. La fecha es correcta, solo los hombres en la Cámara de Representantes cambiaron. Mas sus ideas de control absoluto, cual novela de George Orwell, siguen intactas. Claro que del Este se trasladaron a Occidente, EE.UU. sinónimo de libertad e igualdad, otrora, se parece cada día mas a su archirival la ex-Unión Soviética. Si se fijan en la solapa de Bush siempre tiene una banderita pegada, como hacian los jerarcas comunistas en su época con la banderita de la hoz y el martillo. La de ahora es de estrellas y  barras, gran cambio, ¿o no?

La justificación de Bush, hoy, para implementar su plan de escucha ilegal es por el bien de la “seguridad nacional”, término conocido este, que todo lo justifica. Este proyecto ley modifica la normativa conocida como: “Ley de supervisión de datos de inteligencia sobre extranjeros” que data de 1978, con la que se requería el permiso de un tribunal especial para efectuar el espionaje a civiles.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s