Diálogo de exiliados, 1975

Publicado agosto 25, 2011 por Gonzalo Fontanés
Categorías: Cine

Tags: , , , ,

“Diálogo de exiliados”  (Dialogue d’exilés), 1975, es el ejemplo del trato que da este país a sus artistas. País que apenas conoce al director de cine y menos ha dado la posibilidad de exhibir su obra. “Palomita blanca”, 1973, es quizás la única película  que podría escapar a este breve análisis.

Para mí, Diálogo de exiliados, es un buen ejemplo porque “solo” demoró tres décadas en ser exhibida en suelo chileno, suelo que es conocido internacionalmente por “proteger” los pies que lo pisan.

Buen ejemplo porque fue censurada por el stablishment chilenito tanto en su vertiente derechista (durante el periodo de nuestro propio generalísimo) como izquierdista (durante el periodo del arcoíris), una genialidad surrealista. A nadie le gusto. Ayer por supuesto, hoy todos aman la película, al director y sus otras obras, por supuesto.

No soy hombre de contar las películas prefiero invitar a verlas, que debería ser la premisa de cualquier persona que le guste el Cine. Pero es necesario presentar un par de ideas de la misma, una pincelada.

Los chilenitos presentados en esa Francia  de 1974 son el fiel reflejo de los chilenos de hoy. Chilenos que no son capaces de ponerse de acuerdo en nada. Chilenos arribistas que esconden sus orígenes en el exterior. Esos mismos que llegan y continúan hablando como Amaro (el lector de noticias de TVN) sin perder el acento extranjero que puede ser alemán, español, francés, inglés, etc., dos décadas después de seguir viviendo en Chile. Los mismos que para cambiar una ampolleta necesitan hacer una asamblea para ver el mejor modo de llevarlo a cabo. Los mismos que  añorarán su cazuela de ave en Moscú o los dulces de Curacaví en París.

Esos mismos compatriotas  tan listos que roban en Suecia tanto que pasaron a ser parte del folclor sueco, no olvidemos los avisitos en los supermercados que informan que los dejen robar porque es parte de su “cultura”. La viveza del chilenito.

Esos chilenitos, todos nosotros, con ancestros anglosajones o hispánicos que nos desmarcan del vecino porque tenemos un abuelo con título nobiliario como marqués, conde o los Von alemanes que permiten llevar un apellido con más orgullo. O su variante pequeño burguesa, con un abuelo no nacido por aquí, que permite usar  pasaporte de la comunidad europea. Todos medios válidos para ser un chileno de “paso”.

Todo estos chilenitos nos presenta Raúl, o Raoul en francés, Ruiz en su película. Película denostada en su tiempo por ser demasiado “superficial” para algunos o demasiado “comunista” para otros.  Cosas de la crítica.

En definitiva Ruiz nos presenta unos  chilenitos más preocupados de obtener fama y dinero que velar por sus compatriotas.

Como post scriptum es bueno recalcar la llegada del cuerpo del cineasta a su terruño, terruño que lo acoge en días con gobierno de derecha y lleno de huelgas e incertidumbre algo parecido al mismo Chile que lo pateó en 1973.

Viva Chile o Chili.

Links de interés:

Ficha técnica: http://www.imdb.com/title/tt0071427/

Artículo: http://www.margencero.com/articulos/articulos2/raul_ruiz.htm

Biografía: http://es.wikipedia.org/wiki/Ra%C3%BAl_Ruiz

Reseña a los Críticos de Arte

Publicado diciembre 9, 2009 por Gonzalo Fontanés
Categorías: Arte & Cultura

Tags: , , , , , , , , ,

La crítica de arte tiene como estructura fundamental el conocimiento histórico que posea el crítico así como su sensibilidad para percibir lo que ve. Con unas gotas de estudios gramaticales, como la antesala para crear una  receta y deleitarse con un buen plato, tendríamos que obtener una crítica bien hecha.

El problema comienza cuando esta premisa del buen crítico se ve “aderezada” por las necesidades geopolíticas, económicas o sociales, que tengan a bien sopesar  las personas dedicadas a este noble oficio.

Aquí caemos en la “Critica Desinformativa”, invariablemente, que nos deja como resultado final un escrito insulso, sin fuerza, carácter o lección. Para que exista desinformación es necesaria una intención. Sin intención de desinformar no hay desinformación.¿Para qué? En el contexto artístico, para justificar artistas, y obras, bajo saleros chauvinistas como compadrazgos, afiliación política, modas pasajeras o, peor aún, cumplir órdenes editoriales.

La “Crítica Desinformativa” tiene a la crítica de arte, y sus críticos, al borde de la desaparición y en el último escalafón del Mundo del Arte. Al perder tiempo, o letras, en estas metas a cumplir se olvidan los críticos desinformativos de la memoria histórica tan importante para juzgar cualquier cosa en este mundo nuestro. Esta carencia de método para efectuar una crítica, relega a los artistas que no son amigos del crítico, o del jefe del mismo, a un estadio de desesperanza y aislamiento.  Llenar esta olla de olvidos con una sola cucharada de mezquindad ha sido la receta de este plato, donde los comensales muestran más ansias de chupar la teta del poder rápidamente que darse el tiempo de apreciar la mesa, el mantel o la selección de vinos.

El perder un artista así como instaurar en la gente la idea de perpetuidad de la palabra “elite”, nos cierra la posibilidad de traer actores y espectadores a esta tragicomedia. Esta crónica de una muerte anunciada retrocede, levemente, al llegar a la Galería una horda no invitada por nadie. El precipicio se aleja.

Hoy vivimos una revolución en el mundo del arte, la llegada del Internet y su posterior masificación, comenzando el siglo XXI, abrieron las puertas a otras voces, y manos, que pavimentan el camino al cambio. Escondidos, secuestrados, mutilados, abortados o borrados por la elite antecesora estos parias del sistema lograron sacar la voz y darnos las directrices a seguir.

Directriz que nos presenta un mercado del arte ligado a lavados de dineros o especulación financiera más que propuestas culturales. Directriz que nos abre los ojos, por décadas cerradas, presentándonos la triste realidad: un mercado del arte lleno de personajes mediocres.

Asolapándose en cuartuchos de Ministerios de Cultura, están los funcionarios públicos custodios de las arcas gubernamentales de la que chuparan cobrando comisiones a sus amigos “artistas”.  Artistas carentes de todo talento que no sea el del buen manejo social y del tráfico de influencias. Guarecidos tras sus canales televisivos periodistas, más preocupados de engullir rápidamente canapés (antes que se acaben) en inauguraciones de Exposiciones sin interés, fomentan la desidia, con comentarios más futbolísticos que artísticos, colocando notas a los artistas o hablando de la vestimenta de los mismos. Los críticos en revistas de arte tienen que hablar bien de sus patrocinadores, que son los que pagan la publicidad de sus hojas y los que finalmente les dan de comer.

Todo esto sale a la luz con la llegada de esta horda, engendrada con seres callados desde el paleolítico de la crítica de arte, que aportan dos elementos  fundamentales, uno es el relevo generacional que da tiraje a esta chimenea cultural tan envejecida y estática. El otro es el cambio de rumbo, obligado, que deberán ejercer los diferentes medios de comunicación para no perder espectadores o lectores. Estas son las nuevas armas en esta revolución del modo de ver, hablar o criticar arte. Presentará en escena artistas, de la mano con nuevos críticos, con propuestas que marginaran a los mediocres. Nos llevará a un nuevo elitismo, el elitismo de la creatividad y del talento. El elitismo que nunca debimos perder u olvidar. Todo esto cautelado por el mejor jurado de todos: la gente de cualquier parte.

Claro que la llegada de estos nuevos críticos virtuales nos trae la contradicción, cualquiera hoy puede opinar como cualquiera presenta sus obras al mundo. Cualquiera. Creo, sin embargo, mejor esto que lo anterior. Será el público el jurado encargado de culpar o alabar esta crítica democrática. Con un abanico de ofertas es fácil crear interés en la gente, el interés se traducirá en hablar más de arte y verlo que debería ser, en definitiva, el propósito de cualquier persona que ame el arte.

Immanuel Kant da las pautas a seguir en “Critica del Juicio” con la frase: “el método critico suspende el juicio…”. Pero aquí se tiende a olvidar lo que sigue del análisis: “…con la esperanza de alcanzarlo”. Este olvido, comparable a la ironía socrática: “yo solo sé que nada se…” omitiendo siempre “… pero aun supero a la mayoría que ni siquiera sabe esto”, desvirtúa la premisa inicial. Judith Butler reflexiona en “Qué es la Crítica”: “la crítica excede la suspensión del juicio y  precisamente en esa suspensión del juicio la crítica no retorna al juicio, sino que inaugura una nueva práctica”.

Se crean dos figuras: la anulación y  la reinvención, que  corresponden a la contradicción del bien o del mal bajo parámetros subjetivos, como es el juzgar obras de arte bajo una mirada personal. Contradicción que podría llevar al sumun de la idiotez, o atrevimiento, al tratar de traducir en palabras escritas lo planteado bajo un idioma de formas visuales, por otro autor. En esta simbiosis artista/critico – obra/crítica se puede analizar el nexo entre cada uno y la total dependencia que tiene cada cual del otro. No es posible la aparición y evolución de alguno sin el otro.

Fue necesaria la total destrucción de la crítica de arte, por las manos asesinas de sus críticos institucionales, para llegar a este estadio de renovación de ideas, que abrirá las puertas de los artistas que demuestren talento.

Acá uno de los mayores listados de blogs de arte en castellano: http://arteyartistas.org/blogs-de-arte/

Debate presidencial y voto ciudadano

Publicado noviembre 24, 2009 por Gonzalo Fontanés
Categorías: Politica

Tags: , , , , , ,

Estados Unidos es el referente a la hora de hablar de… montajes televisivos, por supuesto. Un debate puede ser una confrontación de ideas como puede llegar a ser un combate; siempre se juega con la idea de este último significado a la hora de analizar la contienda bajo los ojos de los diferentes comandos de los candidatos al poder. Siempre darán ganador de la batalla al abanderado seguido; lo malo es que olvidan, estos edecanes, que el hecho de ganar una batalla no es sinónimo de ganar la guerra.

Esta percepción popular de ganador televisivo como el que obtiene más votos en las urnas, parte con  el debate de Kennedy con Nixon en 1960. Debate que dio como ganador en televisión a Kennedy y por radio a Nixon. Otro análisis de esto podría ser la contienda entre la televisión y la radio, no olvidemos que hablamos de algo realizado hace medio siglo atrás. La primera obtiene la veracidad a la hora de sondear resultados como encuestador de las ideas populares, mientras la radio queda desplazada a un estrato segundón. Hoy podríamos decir de tercera si sumamos el internet en la lucha, Twitter y Obama son antológicos.

Claro que esta reflexión mediática queda borrada de cualquier disco duro si recordamos el triunfo de Walter Mondale sobre Ronald Reagan en 1984, con Barbara Walters de moderadora, en el primer debate de esa campaña que llevaría al actor nuevamente a la presidencia.

Estos debates televisivos de candidatos a presidente para qué sirven en definitiva; sabemos que la mayoría de los televidentes verán el combate sólo para comentar lo bien que se manejó su político y lo mal que contestó o lo apaleado que quedó su adversario. Podemos resumir que el televidente ya tiene su voto destinado antes de ver la contienda y no lo va a cambiar por algún error cometido. Es igual al hincha del equipo de futbol que por ver su equipo ser goleado no va a cambiar su camiseta, todo lo contrario el próximo domingo apoyará con más fervor su equipo de toda la vida.

En este punto entran en escena, o al cuadrilátero, los electores llamados indecisos. El candidato espera ingenuamente sumar este voto en tierra de nadie, olvidando que ese potencial elector jamás perderá su tiempo viendo política en televisión, preferirá cambiar de canal o tomarse un trago en el bar, más que perder su tiempo viendo algo que no le interesa.

Estos debates solo sirven para activar los medios televisivos, acarrear gente a sus tribunas para marcar rating elevados y poder vender los espacios a sus anunciantes bajo la premisa de todo el país lo verá. Beneficioso para los medios, sin duda, pero los candidatos qué ganan. Ganaran el día después, donde se sumarán los medios escritos, con sus revistas y periódicos, a los noticieros televisivos y programas de entrevistas que hablaran y hablaran de la inmortalidad del cangrejo. Los diferentes comandos y equipos de campaña nos plantearan mecanismos científicamente probados de encuestas Gallup, Zogby, etc., que nos brindaran “su” idea de cómo ganó la persona querida por “todos”.

Difícilmente un elector, medianamente interesado, podrá aprender algo del plan de gobierno o la idea de gobierno del político en cuestión, absorbiendo estos verdaderos twitteos de no más de dos minutos que le dan para responder al rival.

Hablando de twitteos quiero terminar con estas palabras dichas por Richard Nixon en el debate con John Kennedy, con el cual empecé este post, palabras repetidas por innumerables candidatos posteriormente, candidatos de todas las facciones políticas: “Nuestro desacuerdo no está en cuáles son los objetivos para América, sino sobre los medios para alcanzar dichos objetivos”.

Vincent Mauger

Publicado noviembre 23, 2009 por Gonzalo Fontanés
Categorías: Arte & Cultura

Tags: , ,

Vincent Mauger, sans titre, bois, mélaminé, 2006

Vincent Mauger, sans titre, plaques de mélaminé, 2006

Vincent Mauger, sans titre, tubes PVC, 2007

Vincent Mauger, sans titre, polystyrène, 2009

Vincent Mauger, sans titre, parpaings, 2009

Vincent Mauger es un joven escultor francés, nacido en Nantes 1976, que trabaja con materiales de construcción. Crea sus obras usando elementos como la madera, el ladrillo o el papel. Esto sirve para jugar con esa idea de obra/escultura/maqueta que queda al rodear el trabajo viéndolo desde todos los ángulos.

http://www.nantes.fr/culture/actualites-culturelles/2009/estuaire-2009-nantes-saint-nazaire/vincent-mauger.html

Jaime Bayly en NTN24 / No escupas al cielo

Publicado noviembre 20, 2009 por Gonzalo Fontanés
Categorías: Televisión

Tags: , , , , , ,

Jaimito jamás ha sido santo de mi devoción, algunas veces me divierte otras me aburre pero anoche me dejo perplejo. Debo confesar este jaque baylyniano, no puedo concretar en mi cabeza si esta burlándose de todos o simplemente pasó a ser otro títere de esos hombres del poder.

El periodista peruano Jaime Bayly debutó en la televisión colombiana este mes de noviembre, ante su abrupta salida del canal Mega TV (Miami), por quejarse en cámara de lo poco que le pagaban.

Tenía ganas de ver un poco de irreverencia, polémica, ironía y todas esas acciones anti establishment que nos dejan un buen sabor.  Sintonicé el canal NTN24 y esperé el comienzo de “Bayly” a las 10 de la noche (hora de Bogotá) ayer jueves 19 de noviembre de 2009. Perplejo quedé de ver este hombre dedicarse a criticar una sola cara de la moneda, está bien tirarse en picada contra Chávez pero creo necesario argumentar un poco más la crítica, de una manera más inteligente sin palabras que pueden ser usadas de la misma manera de forma contraria. Escupiendo al cielo…

Me explico, criticó la gordura del presidente venezolano, Jaimito mírate al espejo para darte cuenta que mejor te quedas callado en esos terrenos de gimnasios y dietas. Criticó el odio acérrimo salido de la boquita chillona del venezolano. La única diferencia con tus propias palabras, Jaime, es la forma pausada de las mismas, pero escupen la misma virulencia y mala leche. Criticó al canciller venezolano Nicolás Maduro por tener un lapsus confundiendo nombres y quedándose callado. Jaimito, perdiste tu calma habitual cuando te sorprendimos gritando “cambien la imagen” en ese intento de mostrar un video censurado de Enrique Iglesias. Nunca vimos la imagen de un Iglesias masturbándose, perdimos la ocasión tan buscada por ti de ver lo sacro con lo profano unidos por la mano del hombre, sin duda merecía que perdieras los estribos. En este punto lo único rescatable del programa: cuando Bayly acusa a su nuevo canal de censurarlo. Miento, otro momento sublime fue ver al hermano del presidente ecuatoriano Rafael Correa proponer el uso de “tusas” (corontas, choclos o mazorcas) para detener diarreas, algo mágico. Le sacaste buen partido Jaimito.

Bayly perdió demasiado tiempo en presentar unos mandatarios colombianos buenos y su contraparte venezolana como los malos de la película, no se puede jugar tanto de “local”. El hombre sabemos recibe su sueldo de un canal colombiano esto amerita un poco de tranquilidad y distancia a la hora de relatar el partido. Siempre buscándole la justificación al director técnico hace muy poco probable que el equipo mejore en algo. No creo que Colombia ni su presidente necesiten más ayuda mediática desde adentro. Todo lo contrario.

Relax Jaimito, no hay que mostrar tanto las ganas de recibir un aumento de sueldo, por ahí te dan una patada y terminas en el canal vecino, Venezolana de Televisión.

Perú, Chile y sus espías

Publicado noviembre 18, 2009 por Gonzalo Fontanés
Categorías: Opinión

Tags: , , , , , , ,

La percepción o el conocimiento que tenemos nosotros, simples ciudadanos, del mundo del espionaje siempre ha sido una idea hollywoodense que se relaciona entre balas, bellas mujeres, hoteles de cinco estrellas, gadgets tecnológicos y los hombres del poder. Lo que es lo mismo, la relación entre James Bond, M, y algún  presidente ruso.

Es infantil presentar una película donde el héroe/malvado sea un personaje engendrado entre los suboficiales del ejército peruano. Este hombre supuestamente reclutado por la república de Chile para infiltrarse en estas esferas de conocimientos logísticos militares, es el llamado a “espiar” al Perú y su plan de defensa de aquí a diez años.

Cualquiera que conozca el escalafón de mando militar y cómo funcionan sus funcionarios, sabrá que un suboficial de ejército sudamericano es un hombre sacrificado; es un hombre dispuesto a dar lo mejor de sí para beneficio de sus superiores, desde cualquier cadete recién egresado para arriba, y su patria. Es un buen hombre, funcionario, militar y patriota: un gregario. Pero nada más. Jamás sus superiores lo invitarán a tomarse unos tragos en el club de oficiales, menos aún podrá posar sus manos en el volante de un avión e incluso le anularán sus ganas de agarrarle el culito a esa de hija de coronel tan rica. La vida de este suboficial de la aviación peruana es una vida dedicada a servir hombres, de una manera servil, en nombre de la patria. Una vida triste la de este aviador que sólo ve los aviones desde el suelo.

Qué más le podemos exigir a un suboficial sudamericano, moldeado no en Westpoint, o alguna otra academia militar, este hombrecito ha sido moldeado limpiando  letrinas, sirviendo el almuerzo a cadetes, barriendo barracas o lustrando botas. Esta clase de militar es el “espía” reclutado por Chile para conocer lo que no conoce, quizás la marca de detergente usado para limpiar uniformes o la cantidad de cera utilizada para brillar los casinos de oficiales peruanos. No veo un suboficial entrando a mayores grados de conocimiento logístico, técnico, o geopolítico.

Lo que puedo ver es un patriota, un buen peruano. Un hombre que sin pensar en su descredito personal, o familiar, sobrepone sus intereses por el bien común. Cuál es Inmolarse, cual jihadista, sacrificándose por cumplir órdenes de sus superiores.

Alberto Fujimori, ex presidente peruano entre los años 1990 y 2000, es un ejemplo del gusto de los peruanos por el Japón y un reflejo de la tremenda inmigración al enclave sudamericano del país asiático. Japón es el referente del Kamikaze, ese piloto que estrellaba su avión contra portaviones estadunidenses, con el afán de prolongar algo mas una guerra perdida, es el referente del hombre que da todo por su patria/emperador/presidente/general.

Lamentablemente el caso de este suboficial, no doy su triste nombre para no cooperar en esta guerra desinformativa estúpida e infantil, cual Lee Harvey Oswald, es un hombre que no verá limpiado su nombre en años por venir. Su limpieza pasaría por enlodar figuras emblemáticas peruanas. Es un hombre que tampoco vivirá mucho tiempo más, morirá asesinado por otro patriota peruano, morirá en algún accidente aéreo (mientras lo cambian de cárcel), morirá de algún infarto al corazón o lo encontrarán colgado con su cinturón en una celda fétida. Así se terminan las cosas mal hechas desde la raíz, con la extracción de la maleza con métodos conocidos por todos, torpes, cobardes y mortales.

Como elemento final, en esta siempre mirada indiscreta, es necesario pedirles a los peruanos que analicen lo planteado en sus propias informaciones desinformativas. Digamos que Chile espió, concedamos que este suboficial “vendió” su patria. ¿Qué grado de responsabilidad tiene el alto mando peruano al compartir información clasificada hasta con sus suboficiales? ¿Es lógica, creíble o medianamente real, tanta estupidez en el manejo de una política de defensa? De ser afirmativa la respuesta hay que ver el grado de capacitación del alto mando peruano o su grado de corrupción.

Honduras: de los Mayas a Hoy

Publicado noviembre 4, 2009 por Gonzalo Fontanés
Categorías: Sociedad

Tags: , , , , ,

Honduras-Copan

La civilización Maya fue una de las culturas más importantes en la América Precolombina. El legado que dejó en ámbitos como el arquitectónico, artístico, astronómico o científico, es valorado hasta el día de hoy. Los Mayas habitaron en el sur de México y los actuales Belice, Guatemala, El Salvador y Honduras. Vivieron en estos lugares hace tres mil años, hace mucho tiempo.

Situando la cultura Maya en un contexto universal se debe analizar las culturas de sus contemporáneos europeos. Europa, en esa época, vivía la Edad del Hierro siendo Grecia uno de sus referentes. Los griegos estaban sumergidos en un periodo decadente en todos sus ámbitos, la “Edad Oscura” (entre los años 1.200 y 800 a.c.) tiempo en que se agrupan aldeas formando ciudades como Esparta y Atenas. Los romanos son la otra civilización a comparar, Roma se fundó en los años 600 a.c.  La república romana se fundó cien años más tarde llegando a su fin el año 27 a.c., con la coronación de César Augusto como emperador.

Cuando Colón arribó a este continente, mil quinientos años después, era habitado por noventa millones de personas, llamados indios por el civilizado y educado “descubridor”.

Honduras formó parte de este Imperio Maya, siendo la ciudad de Copán uno de sus centros gubernamentales. Hernán Cortés, dos décadas después de la llegada de Colón,  comienza la conquista de Honduras cuando Copán ya estaba deshabitada. América pierde el 80% de sus habitantes en uno de los mayores genocidios de la historia, unos 70 millones de “indios” son masacrados por los españoles a punta de espadas o penes (la sífilis mató bastantes). Como eran indios carece de relevancia el exterminio, o el número de muertos, todavía no veo una película de este holocausto.

En 1812 Honduras forma parte de la Provincia de Guatemala, la cual termina cuando se anexa a México en 1822, un año después se separa de México formando parte de la Republica Federal de Centroamérica, un brillante intento de unión centroamericano formado por los hoy países de Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua. Esto termina el año 1839, los miembros del partido liberal trataron todo el siglo XIX de volver a retomar la idea pero la “mano negra” de Estados Unidos trabó los intentos de unión, algo muy parecido a lo ocurrido con Bolívar y su proyecto de la Gran Colombia. De ese año, 1839, a 1898 Honduras transita por un camino de golpes de estado embarcándose en proyectos independistas y unionistas hasta finalmente constituirse como republica.

República entre comillas, la llegada del siglo XX embarca a Honduras (por más de cincuenta años) en una alianza con  la “United Fruit Company”. La relación con la compañia estadounidense sirvió para acuñar lo que tristemente se conoce como “República Bananera”. Bajo el paradigma de crecimiento económico y social Honduras vendió su alma al diablo. Mefistófeles, indudablemente, cobró con intereses la “ayuda” ofrecida.

El año 1920 marca la desaparición del partido conservador en Honduras transformándose en “Partido Nacional” , alternándose el poder con su contraparte el “Partido Liberal”  juega con la fórmula del bipartidismo tan conocido en toda América.

En 1957 Ramón Villeda, partido liberal, trata de sacar Honduras del oscurantismo; Estados Unidos apoya otro golpe de estado instaurando al coronel Oswaldo López en el poder. De ahí en adelante Honduras cambia de presidentes golpistas o democráticos como quien se cambia de camisa.

Con la llegada de los sandinistas al poder en Nicaragua, 1978, Estados Unidos se replantea su política de “patio trasero”, con Jimmy Carter en la Casa Blanca, obligando a Honduras a realizar elecciones que llevan a la presidencia a Roberto Suazo, partido liberal, en 1982. Un año antes asume la presidencia del país del norte un “paladín” de la libertad como Ronald Reagan. Vuelve a plantear la política del “eje del mal” y Suazo se dedica a matar cuanto comunista existe, en su imaginación o en la realidad. Con la llegada de Suazo al poder surge la idea de convertir Honduras en un estado libre asociado a Estados Unidos, algo así como Puerto Rico. Este presidente, además, crea la Constitución de 1982 y embarca a Honduras en un periodo del terror. Estados Unidos tiene su plataforma “democrática” para instalar bases militares en territorio hondureño que le permiten atacar Nicaragua de forma impune.

Otros presidentes continúan la labor en la década de los noventa, Rafael Callejas, Carlos Reina y Carlos Flores ejecutan torpemente gobiernos títeres llevando Honduras al caos político, social y económico.

Con la llegada del siglo XXI Honduras elige presidente al miembro del partido nacional Roberto Maduro, presidente del Banco Central de Honduras bajo el gobierno de Callejas, que prometió mejoras económicas nunca alcanzadas. Este fue el hombre que precedió al hoy conocido Manuel Zelaya, partido liberal.

¿Quién puede nombrar hoy  los presidentes de Belice, Costa Rica, El salvador, Guatemala o Nicaragua? Con suerte se conoce al de México, Felipe Calderón Hinojosa respondiendo al despistado. Este grado de desinformación histórica, desde los Mayas a hoy, ha sido la herramienta que tienen los titiriteros del poder para continuar políticas “bananeras” en países ricos en historia, o recursos naturales, sepultando intentos de crear sociedades dignas o modernas.

Roberto Micheletti, partido liberal, presidente del congreso en la presidencia de Zelaya, (2006-2009) es el último (hasta ahora) hombre en manejar los destinos de Honduras. Asumió la presidencia bajo la premisa de restablecer la democracia y luchar por la libertad; con las armas y destituyendo al presidente elegido democráticamente es un fiel reflejo de golpistas de todas partes, o tendencias políticas, que se excusan con elementos desinformativos para perpetuarse en tronos obtenidos a la fuerza bajo premisas de recuperar libertad y orden.

La OEA o la ONU han manejado las cosas como siempre. Esperando el beneplácito de Estados Unidos es difícil dar una sensación de organizaciones proactivas o eficientes, más bien deja un sabor de continuidad bananera al espectador universal.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.